Opinión | ¿Y del diferendo limítrofe con Uré qué?

Por: Jairo Ismael Alvis Cuevas*

Han pasado ya varios meses desde el año pasado cuando se filtró la noticia de que el municipio de San José de Uré había demandado ante la Asamblea Departamental la propiedad sobre los terrenos donde está ubicada la empresa Cerro Matoso y que se haría dueña de gran parte de las regalías que hasta ahora viene recibiendo el municipio de Montelíbano. Hay un silencio muy preocupante sobre el tema y atemoriza que después de esa aparente calma, en este nuevo año nos venga el sablazo final

Dicen que no hay mal que por bien no venga. Esta eventualidad de la posible pérdida de los terrenos donde quedan las minas de Cerro Matoso, ha sido lo único que ha generado un principio de acuerdo entre los líderes o jefes políticos locales, quienes siempre han obrado enfocados en intereses partidistas y/o personales. Esta coyuntura nos obliga a reflexionar y reaccionar sobre la inadecuada manera en que se ha ejercido la administración pública en Montelíbano, ojalá sea motivo para dar un giro de 180 grados y cambiar las malas prácticas.

Sería interesante que la asociación de personas, grupos políticos y demás que se formó para hacer seguimiento a este proceso, nos mantenga informados de los avances del mismo y así tener la seguridad o por lo menos la información de que el municipio no se ha quedado quieto y persiste en la defensa de sus intereses.

Las regalías recibidas por la explotación del níquel y el ferroníquel han sido desde cuando se inició la explotación de la mina, la principal fuente de ingresos del Municipio; multimillonarios recursos se han obtenido y sí estos dineros se hubiesen invertido en su totalidad, no tendríamos tantas necesidades básicas insatisfechas. Desafortunadamente alrededor de sólo el 40% de estos fondos se convirtieron en obras y no precisamente en las que realmente necesitaba la comunidad.

Recordemos que hasta hace poco las regalías estuvieron retenidas por la pésima administración de las mismas. Y ya recién pasado el primer período de gobierno después de la liberación de las regalías, la Contraloría General de la República en su visita de auditoría detectó varios hallazgos realmente preocupantes, que incluyen sobrecostos y mala calidad de los materiales utilizados en varias obras construidas por la anterior administración. Esperamos que estos hallazgos no se conviertan en procesos administrativos o fiscales y sean debidamente subsanados ante el ente de control.

Sin pretender buscar ni señalar culpables, esta coyuntura debe conllevar a quienes participaron directa e indirectamente en esta feria de las regalías, a reflexionar detenidamente y reaccionar sobre esta irresponsable manera de administrar los dineros públicos, la cual cobra importancia hoy que estamos ad portas de perder esta fuente de ingresos y tenemos aún una gran cantidad de necesidades mínimas pendientes por satisfacer en nuestros barrios y veredas.

De la misma forma nos corresponde al electorado primario la responsabilidad de reaccionar frente a estos hechos, pues somos los que elegimos a nuestros gobernantes y por esto los indirectamente responsables. Debemos revisar y cambiar las motivaciones para elegir un candidato, debe primar el interés general del Municipio y no buscar beneficios personales irrisorios y ridículos. ¡Basta ya de vender el voto al mejor postor!

*Consultor y Asesor de Proyectos de Inversión

Leave a Response