Fredy Sierra: Sigue siendo el rey

Fredy Sierra: Sigue siendo el rey

Por Bernardo José Rivero Ramos

Ningún acordeonero ganador del festival de la Leyenda Vallenata, después de Alejo Durán, ha conservado tanta  humildad, sencillez y popularidad en su región como Fredy Sierra. Nacido en Sahagún (Córdoba), en el seno de una familia de escasos recursos, el 8 de Octubre de 1960,  desde los 15 años aprendió empíricamente a ejecutar el acordeón. Con un talento imponderable, rápidamente abrió su camino al éxito, paseándose por las principales tarimas de los diferentes festivales de acordeoneros del Caribe colombiano. En su impresionante palmarés registra triunfos en los festivales de Arjona y San Juan Nepomuceno en el departamento de Bolívar; Festival Sabanero de Sincelejo; Chinú, Ayapel, Lorica, Cotorra, y Sahagún en Córdoba; San Andrés Islas; Caucasia (Antioquia); Villanueva (Guajira), entre otros. Hace poco comentaba un periodista que a Fredy no hay que preguntarle qué festivales ha ganado sino cuáles no ha ganado. Eso indica, que si pudiéramos hablar de “especialistas” en la música tradicional de la Costa, Fredy Ramón Sierra Díaz sería,  “ganador de festivales”. Y no es un chiste, los concursos de música establecen unos parámetros muy esquemáticos y hasta dogmáticos que el participante tiene que ceñirse estrictamente a ellos. Y ahí está el secreto de los ganadores, que al interpretar un aire musical lo ejecuta como lo regulan las bases del concurso y gana el que más se acoge a las reglas, según el criterio de los jurados. Casos se han visto, quizás el más relevante fue el de Juancho Roís Y el sanadresano Julián Rojas en 1991. Fredy a base de disciplina, dedicación, estudio de los aires autóctonos, tanto de la región vallenata como la sabanera, aprendió a interpretarlos magistralmente lo que le ha llevado a ser un ganador de estos concursos.

Pero su inteligencia y perseverancia le han permitido también ser un afamado acordeonero en la comercialización de nuestro folclor. Sus grabaciones, al lado de cantantes como Miguel Dede y otros más, han tenido resonancia en Colombia y el exterior, como el paseo Te Vas de la autoría del compositor Iván Ovalle.

Fredy, además, es un “producto” de alto consumo en el mercado de las “Parrandas Vallenatas”. Esto forma parte de las tradiciones del Caribe colombiano que se constituyó también en fuente de ingreso y alternativa para los músicos que amenizan estas fiestas en los círculos de amigos y familiares.

Estamos frente a un virtuoso del acordeón que, como Alfredo Gutiérrez, Calixto Ochoa y Lisandro Meza, maneja con precisión los aires sabaneros (porros, cumbias) y los vallenatos (Paseo, merengue, puya y paseo). Fredy fue el primero que tocó, entre otros, los porros María Varilla, Rio Sinú, Roque Guzmán, en acordeón; incluidos hoy en día en el repertorio de los acordeonistas de la región tanto en festivales como en presentaciones; eso denota su creatividad y su aporte al folclor. Sin embargo, la fama no se la ha subido a la cabeza.

No ha sido fácil para el sahagunense abrirse paso en el difícil arte de la música. Tuvo que pasar las dificultades propias de un artista venido de familia humilde. Abandonó sus estudios de bachillerato para asumir el papel protagónico de reemplazar al inmolado acordeonero Daniel Vergara Méndez, quien se estaba proyectando como el gran prospecto de la música sabanera, cuando  lamentablemente la muerte lo sorprendió muy joven, el 5 de Septiembre de 1976. Inicialmente en los años 73 y 74, Fredy tocaba caja en el naciente conjunto de Elías Jiménez y teniendo como fundamento la violina o concertina dio el salto al acordeón con la que se casó para siempre. Ya en 1977 se dedica ciento por ciento al instrumento y comienza a tocar sus primeras parrandas en 1978, con un repertorio musical que incluía temas de Alfredo Gutiérrez, Calixto Ochoa, Alejo Durán, Enrique Díaz, Los Hermanos López y los Hermanos Zuleta, que eran los artistas de moda en aquel momento. Cinco años más tarde, en 1983, con cierta madurez como músico, graba su primer trabajo musical al lado del chinuano Pedro Mendoza, experimentado ya en estas lides al lado de Rubén Darío Salcedo y Ramón “El Monche” Vargas logrando  resonantes éxitos como el paseo “Tu papelito” del maestro Calixto Ochoa. Ya las emisoras de la región empiezan a anunciar el nombre de un acordeonero nacido en Sahagún, con un estilo diferente. En 1985 hace una unión musical muy exitosa al lado de Miguel Dede, con quien graba un tema que lo catapultó a la fama, el ya referenciado “Te vas” del cantautor Iván Ovalle. Posteriormente tuvo una unión fugaz con el montelibanense Abel Morales, quien también se fue muy joven cuando la vida le sonreía y le ofrecía la oportunidad de ser un artista famoso. Viene un paisano suyo, ELIGIO VEGA y graban un trabajo musical que logra gran acogida en México. Y por fin “se le apareció la Virgen” con el cantante Fredy Peralta, quién hacia unos años había remplazado a Jorge Oñate en la agrupación de los Hermanos López. Esto le permite darse a conocer como acordeonista en la región del Valle y entra con pie derecho a amenizar parrandas en Valledupar y otros pueblos de la zona. Empieza a estrechar nexos de amistad con la familia Zuleta Díaz y los Hermanos López, tomando como estilo interpretativo el del viejo Emiliano Zuleta Baquero y a su dinastía, especialmente el de su hijo Emilianito. Inicia su periplo por el festival Vallenato a la par que aprendía muy aplicado sus aires a la perfección. Con disciplina y dedicación, haciendo evaluaciones permanentes de sus aciertos y errores en los diversos concursos en que se había presentado, Fredy, mostrando además un respeto por los fallos del jurado, gana el codiciado evento en el año 1995.

Fredy Sierra posa junto a la foto de cuando se coronó como rey en Valledupar.

Se había presentado en ocho ocasiones de las cuales en las últimas cinco o seis había sido finalista. A los 35 años, fue coronado como el XXVIII Rey del Festival de la Leyenda Vallenata, en la madrugada de ese lunes 1° de Mayo.

El jurado encargado de escogerlo estuvo integrado por los reyes Julio Rojas (1983-1994), Nicolás “Colacho” Mendoza (1969 y rey de reyes en 1987), Egidio Cuadrado (1985), reconocido acordeonero de Carlos Vives; el senador Eugenio Díaz; y, Camilo Cano Busquets, cónsul de Colombia en París. Fredy reconoció que el son “Tuve un amor”, de Fredy Peralta, fue el que le dio la corona. Cuenta que con esa interpretación rompió esquemas al hacer un solo de bajo que duró cerca de un minuto, algo inusual para este aire vallenato. Los otros tres temas con los que ganó fueron “El Indio Manuel María”, paseo del viejo Emiliano; el merengue “Evangelina” del maestro Alejo Durán y “A gozá la puya” de Rúgero Suarez. Esa noche lo acompañaron en la caja Juan Manuel Moya y en la guacharaca Edgar José Rodríguez Guillén. Contó con el apoyo permanente de su gran amigo, el gobernador de Córdoba, Carlos Buelvas Aldana. Al conocerse el fallo, sus seguidores lo pasearon en hombros por la plaza Alfonso López, dándole ocho vueltas a la mítica plaza. En segundo y tercer lugar lo ocuparon  Juan David Herrera, de Mahates (Bolívar), quien ha sido rey infantil y aficionado, y Gabriel Julio, de San Juan Nepomuceno (Bolívar). Fue un año en que los acordeoneros del Bolívar Grande hicieron moñona en el festival Vallenato.

No ha sido ajeno a las dificultades, hace más de 20 años padeció una pancreatitis aguda que le dejó algunas limitaciones en su metabolismo gástrico y sometido a una dieta rigorosa que, gracias a su disciplina, le ha permitido mantener una buena calidad de vida. No toma tragos y cuida mucho de su salud.

Fredy tiene tres hijos, todos profesionales, Alfredo Javier, Ketty Luz y Leisy Patricia, pero ninguno ha incursionado en la música. Ha viajado por México, Ecuador, Panamá y Venezuela, llevando el mensaje musical de nuestro folclor. Ha recorrido casi todos los rincones del país y ha alternado con lo más granado de los artistas nacionales y extranjeros en diversos escenarios. Le ha impartido enseñanzas y compartido experiencias con muchos jóvenes de la región que han participado en diferentes festivales de acordeoneros, aunque no es muy dado a la docencia. Vive en un hogar feliz al lado de la licenciada SANTINA FLOREZ, compartiendo logros y experiencias que la profesión le depara permanentemente.

Su legado musical nos ha dejado trabajos discográficos con una larga lista de cantantes como: Pedro Mendoza, Miguel Dede, Abel Morales, Eduardo Cardeña, Silvio Brito, Ivo Díaz, Freddy Peralta, Yajaira Montes, Otto Carrillo, Elías Rosado, Miguel Herrera, Iván Villazón, Yimmy Murgas, Ismael Zuleta y Jorge Luis Ortiz respetando siempre la autenticidad de los aires autóctonos del Caribe colombiano.

FREDY SIERRA ha contribuido mucho en impulsar la música sabanera, abanderándose del Festival de Acordeoneros y Compositores “Daniel Vergara Méndez” de Sahagún, que en este 2018 fue rescatado después de un receso de cuatro años. De igual manera es un artista respetado en Colombia que, al lado de una camada de músicos sahagunenses como Remberto Martínez, José Joaquín Solano, Edward Cortés, Juancho Nieves, “Pello” Elías, Elías Jiménez, Guillermo Montes, Juancho Naranjo, Eligio Vega, los hermanos García y otros de reconocida trayectoria, muestra la cara positiva de este municipio bastante vapuleado por los medios de comunicación del interior del país, debido a la conducta de algunos políticos cuestionados por el fenómeno de la corrupción.

Indudablemente por su sencillez, humildad, profesionalismo, popularidad y aporte al folclor, durante toda una vida, Fredy Sierra sigue siendo el Rey.

Medellín, Marzo 22 de 2018

Email: bernardorivero@gmail.com

Facebook: Bernardo Jose Rivero Ramos

Twitter: @bernardojosé13

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
error: El contenido de este sitio se encuentra protegido!!