fbpx
Espiritualidad | Hacer la vida más agradable solo depende de nosotros mismos

Espiritualidad | Hacer la vida más agradable solo depende de nosotros mismos

A veces nos sentimos decepcionados por todo lo que nos rodea y flaqueamos. Así las cosas, poco nos motiva y no queremos emprender nada ante el desgaste anímico en el que nos sumergimos. Desafortunadamente la sociedad actual no hace gala de valores. Pese a ello, no nos dejemos ‘noquear’ tanto por lo que pasa a nuestro alrededor.

Indudablemente vivimos en un mundo que cada vez está más lleno de ambiciones, de malos sentimientos, de ‘egos’ y de panoramas tristes. No obstante, depende de cada uno de nosotros hacernos la vida más agradable y para ello será clave no amilanarnos y ser conscientes de que podremos salir adelante.

De nada sirve ser pesimistas o ver las cosas peor de lo que realmente están. ¡La vida es una cuestión de actitud! Si bien no todo puede ser como queremos, sí podemos hacer que esas situaciones no sean tan ‘malas’ como parecen.

En ese orden de ideas será fundamental desarrollar la capacidad de ver más allá de lo que nuestros ojos ven.

También hay que asumir que hay circunstancias que no podemos cambiar. Cuando partimos de eso, el peso que nos quitamos es increíble.

Si dejamos las comparaciones inoficiosas y comprendemos que la vida en muchas ocasiones suele ser injusta, se nos abre en la mente un universo de posibilidades para tomar decisiones sanas.

Lo que he logrado en la vida hasta este momento es gracias a que entendí todo esto en circunstancias difíciles, y eso me permitió ver mi entorno de una forma diferente. Algunos sujetos incluso han pretendido ‘hacerme daño’, sin darse cuenta de que sus ataques me fortalecen y los lastiman más a ellos.

Yo le recomiendo, amigo lector, que evalúe cuáles cosas ha logrado, qué lo hace sentir orgulloso y de qué se arrepiente. Dependiendo de eso, analice qué lo llevó a tomar determinadas decisiones, tanto las ‘buenas’ como las ‘malas’.

Algo más: Pregúntese qué lograría si decidiera ir hacia adelante con fe.

Si son cosas del exterior y no suyas las que lo atan, es hora de que entienda que no tiene ningún sentido sufrir por hechos que no puede controlar ni cambiar. Si, por el contrario, se da cuenta de que lo que le ocurre es por inseguridades a nivel personal, pues ya sabrá que solo depende de sí mismo cambiar su propia realidad.

Ojo: Nos han metido el cuento de qué en la vida todo tiene que ser ‘perfecto’ para ser felices, y que además esa felicidad también depende de otras personas: llámese parejas, hijos, amigos, etc…

El problema es que no nos dijeron que eso es una añadidura sobre algo que debe estar sólido primero: la autoestima y la capacidad de ser autosuficientes.

Somos personas que nos definimos demasiado por el mundo exterior y no por nosotros mismos.

Con esto me refiero a que si tuviéramos claro que lo importante es nuestro interior, no estaríamos tan afectados como lo estamos ahora por el mundo actual, o en su defecto no habríamos llegado nunca al punto de vivir defraudados de todo.

¿Qué debemos hacer?

Lo primero es analizar qué nos llevó a estar en dónde estamos ahora, independiente de nuestras relaciones interpersonales (pareja, familia, amigos), pues debemos identificar si esos errores los cometimos por ambición y por querer quedar bien con los demás, o si fue por alguna otra razón.

Lo importante ahora es cambiar ese patrón y preguntarnos qué queremos realmente para nuestra vida. Durante este proceso debemos enfocarnos en nuestra misión.

Cuando ya sepamos qué nos está motivando a ser la persona que queremos ser, estaremos preparados para dejar entrar nuevas personas a nuestra vida: llámase pareja, amigos, colegas, etc…

Muchas veces en la vida queremos hacer todo por complacer a los demás y tratamos de ‘comprar’ el cariño para sentirnos amados y apoyados, pero eso difícilmente se da si no nos amamos y nos apoyamos a nosotros mismos primero. Las relaciones humanas basadas en apegos no duran nada, son tan frágiles como una pluma.

Quien no se ama a sí mismo no está preparado para dar amor a los demás, y por supuesto todas sus relaciones serán débiles.

Insisto en decir que los problemas en la vida vienen desde adentro y no desde afuera; así que permitámonos ser los hombres que queremos ser sin depender de los demás.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
error: El contenido de este sitio se encuentra protegido!!