fbpx
Espiritualidad | Cuando algo nos mueve el piso

Espiritualidad | Cuando algo nos mueve el piso

Hay cambios fuertes, otros no tan sencillos; sin embargo todos nos transforman. Debemos procurar que las cosas que nos muevan el piso nos permitan trascender y engrandecer nuestra existencia.

A todos, en determinados momentos, nos ha tocado afrontar cambios radicales, de esos que llegan sin previo aviso y que ni siquiera nos dan tiempo de reaccionar. Algunos son más fuertes que otros, pero al final todos nos mueven el piso.

Muchos se atreven a decir que ellos hacen parte del destino. ¡Tal vez, sí tal vez no!

Sea como sea, siempre he creído que eso que denominan ‘destino’ no es otra cosa que un ‘revolcón’ que la vida nos hace para indicarnos que debemos cambiar el rumbo de una vez por todas.

Yo sé que cuando algo fuerte nos sorprende, nos asustamos y un temor indescifrable nos invade.

¿Qué debemos hacer ante estos remezones que se aparecen de manera insospechada?

Lo primero es aceptar las emociones que ellos nos traen. No podemos intentar manipular las cosas ni hacer como si nada hubiese pasado, porque esos nos haría más daño.

También es fundamental dejar de quejarnos. El papel de ‘víctima’ no es nada aconsejable para nadie. ¿Por qué darle a nuestra vida un tono lastimero si todos poseemos grandes cualidades y talentos? No tiene sentido que estorbemos nuestras capacidades con el arte de la quejadera.

Y para que logremos entender a cabalidad por qué nos pasan las cosas es preciso tener un método, una mejor organización y sobre todo mucha observación y meditación.

Mientras no desarrollemos plenamente y al máximo la dimensión espiritual, siempre nos sentiremos incompletos y tremendamente insatisfechos.

Debemos entender que cada hecho que nos sacude nos aterriza y nos recuerda que es preciso revisar los objetivos y propósitos. Suele suceder que nos distraemos en el camino y por eso nos desviamos al punto de extraviarnos.

A muchos nos hace falta replantear otros horizontes para ser desarrollados a corto, mediano y largo plazo. Ese es un compromiso ineludible, pues es esencial para seguir adelante.

Hay que poner en orden nuestros asuntos vitales y los pensamientos, para que mejoremos nuestra manera de ver las cosas y con ella la vida misma.

Cerremos los ojos y pongamos a prueba nuestra imaginación. Cuando algo intempestivo me ocurre, a mí me funciona visualizarme superando ese problema. Ojo: ¡Esa es una tarea muy personal!

Tanto mi mente como las de todos poseen una capacidad enorme de crear e imaginar las cosas buenas por venir. ¡Así que se vale soñar despierto!

Cuando encontremos nuevos caminos también pueden aparecer otros obstáculos que podrán ser incomprensibles, pero al mismo tiempo nos apropiaremos de la fortaleza y de la dignidad suficiente para emprender el rumbo sin vacilaciones

Tarde o temprano comprenderemos que esas modificaciones serán benéficas para nuestro desarrollo personal e incluso para la prosperidad económica.

Ahora más que nunca, usted, yo y todos debemos confiar en nuestras capacidades para lanzarnos de lleno a la construcción del futuro que tanto deseamos.

Señores: ninguno de nosotros tiene la vida comprada ni tampoco el libreto de nuestro futuro está escrito en letras de molde. Honremos lo que está por llegar y mantengámonos atentos a enfrentar los cambios con la certeza de que nos transformarán para bien.

Por: Euclides Kilô Ardila

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )
error: El contenido de este sitio se encuentra protegido!!