Uribistas radicales estarían buscando ‘sacudirse’ del Centro Democrático

Los rumores de que algunos militantes del Centro Democrático estarían promoviendo la creación de un nuevo partido hacen pensar que el uribismo no está pasando por su mejor momento.

La desunión cada vez se hace más evidente entre los seguidores acérrimos del expresidente Álvaro Uribe, que cuestionan el Gobierno del presidente Iván Duque; y quienes son fieles al Mandatario de los colombianos.

Las inconformidades y molestias con las decisiones del Jefe de Estado -como la de la escogencia de su gabinete- las han venido expresado militantes como el exviceministro de Justicia Rafael Nieto y las senadoras Paola Holguín y María Fernanda Cabal, así como su esposo, José Félix Lafaurie, quien es el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos.

De hecho, lo que se dice, es que estos uribistas de ‘sangre pura’, al no sentirse representados por Duque ni por su equipo de ministros, estarían pesando en formar ‘rancho’ aparte en un nuevo partido político o en un “movimiento” independiente, destinado a presentar proyectos de ley al margen de la agenda presidencial.

“Los partidos siempre tienen fracciones y eso es natural. En el partido estamos los que consideramos que debemos generar un movimiento al interior del mismo, que vuelva y recoja los principios y banderas que construyeron el Centro Democrático”, manifestó la senadora Cabal, quien añadió que el país “fue grande con” la gestión del expresidente Uribe y “tiene oportunidades” de volver a encausar su doctrina.

En ese sentido, el ala más radical de uribismo estaría motivada a continuar con la hegemonía en las elecciones parlamentarias y presidenciales del 2022, en las que buscaría poner su propio candidato.

“Lo que queremos es que haya una sacudida dentro del Centro Democrático para que la gente se ponga las pilas para recobrar las banderas y la pasión del uribismo, que fueron las que nos llevaron a la Presidencia y a tener 19 senadores. Además, ya se está diciendo que Uribe no va para las próximas elecciones de Congreso (en el 2022) y, si esto ocurre, estamos hablando de que nos descabezarían por lo menos un millón de votos o más. Entonces, a nosotros nos va a tocar mucho más duro porque tendríamos casi que duplicar la votación”, explicó una fuente del partido que pidió mantener el anonimato.

Al parecer, ese mismo grupo del CD ya se está planteando que lo ideal para las próximas elecciones presidenciales es realizar una convención para que entre todos los miembros de la bancada se elija al candidato presidencial, y esta decisión no esté sometida solamente a lo que “lo que diga el expresidente Uribe”.

“Esta opción se está considerando, dado los malos resultados que tuvo el Centro Democrático en las regionales (se quedó sin las principales alcaldías y gobernaciones del país)”, agregó la misma fuente.

Como se recordará, el exministro Fernando Londoño calificó como “catastróficos” esos resultados para el Gobierno Nacional: “Elegimos presidente, pero no tenemos Gobierno”, dijo en su momento.

En defensa

En el lado ‘duquista’ estaría el expresidente del Senado Ernesto Macías, quien recientemente chocó con María Fernanda Cabal cuando ella aseguró que el presidente Duque era una persona altamente preparada y competente, pero sin experiencia y a la que le ha faltado rodearse de políticos de su partido e, incluso, pedir el consejo de Álvaro Uribe, líder principal y fundador del Centro Democrático.

“El presidente Iván Duque está gobernando sin mermelada ni clientelismo, pero a personas radicales y sectarias como la senadora Cabal, no le gusta y a eso le llama ingenuidad”, trinó Macías.

Para el analista político John Mario González, la división formal del partido no es posible por tres razones.

“La primera es que los requisitos para constituir un partido no son fáciles de cumplir por los obstáculos procedimientales para obtener otra la personería jurídica. La segunda es la dificultad que tiene el sector disidente para atraer la opinión, cuando siempre se ha dedicado a exaltar la figura de Uribe: es como pretender ser más papista que el Papa”, dijo González.

Finalmente, agregó que “no hay un masa suficiente para asegurar la creación de un nuevo partido”.

Entre tanto, Mauricio Jaramillo, experto en política, aseguró que si bien existe una división en el Centro Democrático desde que Duque fue elegido como presidente, no considera que esta pueda llegar al punto de motivar la creación de una nueva colectividad.

“Es normal que los partidos tengan fracciones y distintas alas en su interior”, agregó.

Entre tanto, el senador del Centro Democrático Gabriel Velasco opinó que más que “fracturas”, estas divisiones pueden considerarse como “matices en las posiciones de los miembros del partido” y remarcó que “esto hace parte de la evolución de los partido, pero hay que buscar internamente como se dialoga con respecto a estas diferencias”.

CATEGORIES
Share This