ACTUALIDAD

¿A quién debemos decirle doctor?

Pinterest LinkedIn Tumblr

Por: Edith Morales Gómez

La expresión “doctor” técnicamente está reservada a aquellos profesionales que avanzan en estudios de postgrado hasta obtener el doctorado en diferentes áreas del conocimiento, es decir, las únicas personas que merecen ser llamadas “doctor”, son quienes realizan estudios de alto nivel, llamados doctorados y en Colombia hay muy pocos. “Ni siquiera a los abogados es válido llamarlos “doctor”, porque ese título se suprimió de los cartones de grado hace más de 35 años en que en efecto por esa época se expedía el título de “doctor en Derecho” a los juristas y no en todas las universidades”.

En Colombia la mayoría de las personas acostumbran decirle “doctor” a otras que no lo son. Este falso tratamiento generalmente se da a casi a todos los que han ido a las universidades, basta con tener cualquier título, para incluso exigir que les digan doctor, lo que es rayar en la estupidez, las personas que hacen esa exigencia se las dan de importantes, piensan que los demás les deben rendir pleitesía. Por esta razón en este país, todo el mundo es “doctor”, el saber leer y escribir  ya es un indicio y clara  sospecha de que el individuo sea “doctor”.

El hecho de que se le diga “doctor” a cualquier profesional se debe a las grandes desigualdades sociales que tiene Colombia, desde décadas anteriores muchos de los que viven en el campo le han dicho “doctor” a los que viven en la ciudad, así es que la “doctoritis” es una irracional tradición. Generalmente se le dice “doctor” a los abogados, ingenieros, politiqueros, médicos y a muchos otros sin importar el título que tengan, muchos son tratados de “doctor” sin ni siquiera un título profesional, sólo porque ocupan un cargo que le han otorgado los politiqueros. Hoy hasta un técnico, se le trata temerariamente de “doctor”, para no mencionar a otras personas que a veces sin estudios universitarios, aceptan ese trato.

Muchos tontos se sienten importantes cuando alguien les dice “doctor”, eso demuestra la pobreza mental que tienen, porque algunos aun con título profesional, no son competentes, lo que demuestra los grandes problemas que tiene Colombia a nivel educativo. Aunque hay que reconocer que en todos los gremios hay gente que es excelente.

Muy pocos tienen el acatamiento de decir: “a mí no me diga doctor” porque en esos casos sería preferible llamar a las personas por el título, ingeniero, médico, abogado…

Sería una maravilla que a todos los que se les dice “doctor” lo fueran, la verdad la sociedad los necesita. Los doctores son una necesidad para todas las instituciones académicas e industriales, porque quienes estudian a ese nivel son casi siempre mejores personas, también son más humildes y tienen profundidad y globalidad en conocimientos. Pero lo esencial es su desempeño. Obviamente que deben ser diferentes, dirigentes y ante todo con sentido humano.

La ridícula costumbre de decirle “doctor” a cualquier pelele, es una tradición absurda, que debería acabarse, lo más agradable es que cada quien trate a los demás con respeto, sin sentirse disminuido y sin tanta necedad, esos bobos que dicen: “a mi dígame doctor”, que mejor se pongan a estudiar para que se merezcan ser llamados así. Y a los que no les gusta que les digan “doctor” y que contestan: “más doctor será usted, o qué me le robé”, por lo menos son más conscientes.

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística del Diario Digital Panorama del San Jorge o de A3 Medios. 

Tomada de Crónica del Quindío

11 Comments

  1. También deberían dejar de rendirle pleitesía a los religiosos, y protestar por la inmadura y absurda decisión de colocar a una señora en una moneda, las religiones deberían acabarse de una vez, en éste país, los más pobres son los que más hijos tienen y para terminar de rematar, creen en dioses y bobadas.

    • No opino lo mismo, cada quien es libre de creer en lo que quiera, y que el pobre que se esta muriendo de hambre crea en Dios, no lo hace más pobre.
      Más bien, debieran de acabar la intolerancia que existe con respecto alas creencias o orientaciones sexuales que hay en el mundo.
      El que es malo es malo porque quiere, no porque la religión tenga la culpa.

  2. Constanza

    Con relación a quien se le puede decir doctor, creo que parece una cronica que refleja dolor propio. Obvio que el nivel educativo es quien clasifica este nombramiento… pero reflejo circunstancias impresindibles a quienes llamamos doctor porque son considerados eminencias, gracias al aporte social… a ellos debemos llamarlos doctores… Ojo, no a politicos simples.

  3. Camilo A. Barrera

    De acuerdo con la critica que plantea el, articulo sin darse cuenta señala una brecha social gigante que hay entre personas con algún grado de educación y personas que no poseen educación (educación = grado de escolaridad), esta brecha es mental y esta arraigada en lo mas profundo de nuestra sociedad y ha contaminado de ¨DOTORES¨ todas las esferas sociales, es cierto que esta practica debe erradicarse si se piensa tener una sociedad igualitaria donde nos veamos como compatriotas y rompamos la arrogancia que implica una palabra.

    Difiero con el articulo al tener proponer ante la pobreza mental de llamar doctores a quien no posee las facultades para ostentar el titulo al preferir llamarnos por ingeniero, médico, abogado… ya que seguiríamos alimentando la brecha social, la barrera mental de un estatus mediocre. Ya que finalmente seguiríamos separando a quienes tienen la posibilidad de estudiar y a quienes no lo pueden hacer, Colombia es un país con un alto indice de desigualdad y me resulta indignante lo que propone el articulo. me pregunto: ¿Es muy difícil llamarnos por nuestros nombres sin necesidad de referirnos a nuestro grado de escolaridad? ¿Es muy difícil dignificar nuestro nombre y apellido? ¿Es tan grande la pereza mental de nosotros los colombianos?

  4. el articulo ofende al ciudadano comun por ignorar situacion planteada , de igual forma tambien ofende a quien se deja llamar doctor sin serlo …existe mucho resentimiento reflejado y resulta sospechoso….

  5. JAVIER ASTUDILLO

    Apreciada Judith, con todo respeto por lo que presumo es tu opinión, permíteme dar la mía, sin dejar de apoyar gran parte de lo que en el artículo se dice, considero que es valido tener en cuenta otra perspectiva, como en el mismo escrito se dice, la expresión doctor técnicamente está reservada para quienes realizan un doctorado o una academia considera que sabe mucho en un tema. Sin embargo la misma Ley considera que muchas veces la cultura puede estar por encima de las normas, por lo que considerado que al estar tan avanzada la costumbre de decirle doctor a quien simplemente posee alguna distinción en alguna organización podrá revisarse la posibilidad de perpetuarla sin considerar que al utilizarla se esté estableciendo que alguna de las dos personas sea más o menos. Sería importante que en un evento público, protocolario o formal se nombrara a la persona por su título, pero en la cotidianidad y en informalidad creo que ya no hay nada que hacer, incluso es preferible hacerlo cuando no se conoce bien a la persona; como cuando se le dice señorita a una mujer sin saber si lo es realmente. Creo que algunas veces vale la pena no ser tan prevenido.

  6. 2luis enrique

    Existen títulos de pregrado, posgrado y doctorado, quien posee el último, es a quien se le debe decir doctor. Quien ha llegado a obtener esa distinción es una persona muy preparada en estudios muy específicos, quien es merecedor de nuestro respeto. A nivel de pregrado nadie es doctor, que quede claro a los abogados con solo el preparado. Solo el mediocre reclama lo que no es, si quiere esa distinción a estudiar más y más.

  7. Para escribir algo primero hay que leer del tema y por lo visto la persona que escribio esto no leyo ni lo mas básico que es la definición de Doctor según la Real Academia de la lengua. Donde define a que personas se les llama Doctor para su información no es solo a los que reciben el título de doctorado.

  8. Acá en Cartagena cualquier corrupto que se apodera de un cargo se cree doctor y los estupidos que asi les llaman les acrecientan su ego a quienes ni siquiera han ido un semestre a la universidad por eso digo yo que es bueno el cuento de que DOCTOR SE LE DICE A CUALQUIER «H.P.»

  9. Es preferible recurrir al diccionario de la real academia de la lengua española.
    http://dle.rae.es/?id=E3TMkYQ

    doctor, ra
    Del lat. mediev. doctor, -oris; en lat. ‘profesor’, der. de docēre ‘enseñar’.
    1. m. y f. Persona que ha recibido el más alto grado académico universitario.
    2. m. y f. Título particular que da la Iglesia católica a algunos santos en atención al especial valor de la doctrina de sus escritos.
    3. m. y f. coloq. Médico, aunque no tenga el grado académico de doctor.
    4. f. coloq. p. us. Mujer del doctor.
    5. f. coloq. p. us. Mujer del médico.
    6. f. coloq. desus. Mujer que blasona de sabia y entendida.
    doctor, ra arquitecto, ta
    1. m. y f. doctor en arquitectura.
    doctor, ra ingeniero, ra
    1. m. y f. doctor en ingeniería.
    capelo de doctor

  10. Hernando Hernández Vergara

    En Bogotá, Colombia apareció «la primera dama de la Corte Suprema de Justicia».