Cierre total de la cárcel Las Mercedes de Montería

Este centro de reclusión pasa por una crisis económica, además del hacinamiento que dobla la capacidad, no cuenta con transporte.

Por causa del hacinamiento en la Cárcel Las Mercedes y la falta de vehículos para transportar a los reclusos, las directivas del penal decidieron cerrar totalmente sus puertas para recibir internos. La medida, que se aplica desde hace varios días, ya está comenzando a generar represamiento de detenidos en las carceletas de la Fiscalía.

El cierre total de la cárcel Las Mercedes se dio desde el viernes 16 de noviembre. Hace dos meses se habían dejado de recibir internos provenientes de otras ciudades del país. En las carceletas de la URI de la Policía tiene ya a 19 personas represadas a la espera de un centro de reclusión para ser internados.

Eduardo Villera Toledo, cónsul de derechos humanos y miembro del sindicato de la Cárcel Las Mercedes de Montería, aseguró que “la medida está amparada en la sentencia de la Corte que, en este tipo de situaciones, le permitiría al penal recibir nuevos internos conforme a la cantidad de reclusos que vayan saliendo, es decir, si salen dos recibimos dos”.

El funcionario reiteró se encuentran sin herramientas para realizar su trabajo. “Esto no es un paro, es que no tenemos herramientas para trabajar, la situación es que ahorita mismo estamos pasando por una crisis de vehículos, porque no tenemos. Venimos desde hace como tres años con un problema de transporte para los internos y no se nos ha dado solución”.

Según el funcionario, el parque automotor de la cárcel tienen un busetón que ya no pueden poner a circular porque lo detiene la Policía, pues no cuenta con revisión técnico-mecánica. “Para el arreglo de ese vehículo se necesitan como $50 millones de pesos. Y la van tiene un daño en el motor, y se requieren 12 millones de pesos”, indicó.

La decisión de cerrar el penal habría sido aprobada por los más de 1.800 internos que tiene la cárcel Las Mercedes de Montería. “Nos reunimos con los representantes de los 10 patios, se les expuso la situación y ellos la entendieron. Ellos saben que no es capricho de nosotros, es porque no tenemos las herramientas para el trabajo, entonces en este tipo de situaciones también salen perjudicados ellos”, indicó Villera Toledo.

En promedio los guardianes del Inpec tienen que realizar 50 diligencias al día. Las cuales no se están adelantando desde finales de septiembre cuando el único carro que estaba en funcionamiento fue chocado en un accidente con un vehículo particular.

Villera Toledo expresó que la medida se toma especialmente por los sindicados que lleva la Policía. “Los sindicados que detiene la Policía, una vez son recluidos, hay que comenzar a sacarlos a diligencias. Eso requiere transporte y no tenemos un solo vehículo a nuestra disposición. Entonces, por no poder darle cumplimiento a las órdenes judiciales, tomamos la determinación de no recibir detenidos”, recalcó.

CATEGORIES
Share This