‘El turismo de vacunas’, una herramienta que utiliza Nueva York para atraer más visitantes

‘El turismo de vacunas’, una herramienta que utiliza Nueva York para atraer más visitantes

“Es posible que sienta algo de fiebre, para ello es suficiente tomar un ‘Tylenol’. Si le duele el sitio donde le aplican la vacuna, coloque hielo. En cualquier caso, no vaya a coger miedo”, explica Helman, un descendiente de cubanos que por su dominio del español, trabaja en uno de los puestos móviles con los que la administración de Nueva York busca ampliar la cobertura de la vacunación.

Y es que, a la decisión de abrir la inmunización para turistas desde el fin de semana pasado, se suma toda una estrategia de beneficios para quienes se vacunen. Puntos móviles, acondicionados para su aplicación, con profesionales de la salud y voluntarios que dominan varios idiomas, recorren la ciudad para que quienes faltan por inmunizarse, lo hagan debidamente informados.

Más oferta que demanda

Lo cierto es que, pese a los esfuerzos, EE.UU. aún debe recorrer un buen trecho para llegar a la inmunidad colectiva. Muchos de sus ciudadanos no creen en las vacunas, a lo que se suman migrantes que temen acercarse a los puestos por miedo a ser deportados. Por ello, en el proceso no se piden muchos datos.

En este momento, la oferta de vacunas sobrepasa la demanda. Ello ha llevado a acompañar la campaña de beneficios como entradas gratis al Lincoln Center, al béisbol de los Brooklyn Cyclones, los jardines botánicos y otros sitios, en su plan de inmunizar a la ciudad más poblada de EE. UU.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, tras el anuncio, detalló el lunes que la ciudad ha administrado más de 7 millones de vacunas, pero la tasa ha bajado precipitadamente desde abril, cuando distribuyó hasta 115.000 dosis en un solo día. El viernes, se aplicaron menos de 60.000 vacunas y el domingo menos de 16.000. Por eso, además de abrir la vacunación a otros sectores, cualquier persona puede ir a los sitios habilitados sin cita.

Los puntos móviles de vacunación se mueven por toda la ciudad, en la búsqueda de quienes se quieran vacunar. Es habitual encontrarlos a la salida de estaciones del metro, en cualquier esquina y cerca de sitios de alto tráfico, como es el caso del Yankee Stadium, que además de ser uno de los puntos más grandes de vacunación de la ciudad, el domingo 23 de mayo, en su choque contra los Chicago White Sox, dará entradas gratis a quienes se vacunen. La idea es que los jóvenes de entre 18 y 24 años, la cuarta parte de la población, se inmunicen pues es el grupo rezagado del proceso.

El encanto regresa

El proceso de vacunación es visto con esperanza por quienes dependen del turismo. “Ya estamos viendo más personas y eso nos alivia, poco a poco estas calles se van llenando. Hoy hay algo de gente pero nada como antes de la pandemia. Pero ya podemos salir a ofrecer nuestros servicios y volver a trabajar”, aseguró una de las ‘Minnie’ que están en el mirador de Times Square, sitio emblemático de NY, dispuesta a posar con los turistas para que lleven un recuerdo de su paso por la capital del mundo que busca de nuevo su brillo

 

CATEGORIES
Share This