ACTUALIDAD

Extorsiones desde la cárcel: Cómo identificarlas

Pinterest LinkedIn Tumblr

Existen todo tipo de modalidades para que los estafadores roben dinero y datos, de usuarios que no saben reconocerlos.

Cuando pensamos en los fraudes hechos por delincuentes que ya están dentro de las cárceles del país, seguramente a la cabeza se nos viene la famosa llamada del familiar que supuestamente está en apuros. Pero esta modalidad que durante años ha sido una de las más ‘exitosas’, parece haber migrado a nuevas estafas, que cada vez generan más y más dolores de cabeza a los usuarios.

Sin duda, internet y los dispositivos móviles han abierto la puerta a nuevas modalidades de fraude, que para muchos son totalmente desconocidas. Acá entran en juego varios factores que pueden hacer que un usuario sea un blanco fácil. Entre esos, tanto la ingenuidad como el querer ser ‘abeja’.

Según el jefe de Prevención del Gaula, mayor Hermes Maya Perdomo, son varias las estrategias que se usan desde la cárcel para captar víctimas. Aunque en su mayoría se basan en un concepto llamado ‘ingeniería social’, que consiste en perfilarlas para hacer más efectiva la estafa.

¿Qué es la extorsión carcelaria?

Hay muchas modalidades de extorsión y, como todas las prácticas delictivas, también ha evolucionado, suponiendo un reto para las autoridades.

En un principio, la extorsión carcelaria era solo la llamada telefónica (un proceso aleatorio, incluso desde cuando se usaban los directorios telefónicos). Luego, los delincuentes comenzaron a acceder a la información de cuentahabientes y bases de datos bancarias. Y hoy, conseguir bases de datos de las víctimas es un proceso sencillo para quienes navegan en la dark web.

A lo anterior también se suma el que los usuarios exponen sus datos privados e información sensible, como nombres de hijos, fechas de cumpleaños, nombres de las mascotas, destinos y direcciones en las redes sociales. Una práctica que amerita educación digital.

¿Cuáles son las modalidades?

El mayor explica que la extorsión es una de las modalidades más empleada con los hombres, porque los delincuentes suelen crear cuentas falsas de mujeres, para compartir fotos de desnudos, que terminan enredándolos hasta caer. Este delito se denomina sextorsión.

En el caso de las mujeres, los delincuentes suelen aprovechar la ingenuidad para entablar comunicaciones cercanas con lazos afectivos y pedir datos como direcciones, cuentas bancarias y demás, para implementar la supuesta falsa encomienda.

“Les dicen que les van a enviar una encomienda y una vez dan sus datos y se hace el supuesto envío, otro delincuente llama a la víctima para hacerle creer que el paquete está siendo investigado por las autoridades y la persona está en un proceso judicial. Ahí comienza la extorsión”, narró el mayor.

Otra modalidad que preocupa a las autoridades y que va en un aumento significativo es el falso servicio. Esta estafa se genera con la publicación de servicios por internet como transporte y demás. Allí los delincuentes contactan a estos usuarios que buscan trabajos y les piden el servicio que prestan, pero con la diferencia que al acudir por la labor, son hurtados, amenazados o secuestrados.

Finalmente, una de las campañas más virales es el falso ganador. Esta modalidad es enviada masivamente por redes sociales, mensajes de texto o correos electrónicos. Una vez la víctima cae con un supuesto premio, los atacantes preguntan datos sensibles para posteriormente realizar transacciones bancarias o extorsionar en un futuro.

¿Qué hacer en caso de caer o detectar estas prácticas?

Inicialmente se debe entender y tener presente que no todo lo que se ve en internet es real y que si las ofertas son demasiado tentadoras usted puede estar cayendo fácilmente en la mano de extorsionistas o delincuentes.

Una vez entiende este panorama, el simple hecho de no entregar datos a extraños o no contestar a las llamadas puede romper con la cadena delictiva. De hecho, el reenviar las campañas maliciosas, con sorteos o formularios, a través de WhatsApp sin conocer su procedencia, ya lo hace a usted parte de este sistema que alimenta el uso negativo de las plataformas digitales.

Recuerde, la clave para no caer en todas estas campañas está en la responsabilidad que tenga como usuario para navegar en redes sociales e internet. Como usuario usted controla lo que publica, tenga cuidado con su información.

Finalmente, tenga en cuenta que existen varios canales de denuncia y asesoría. En Colombia, por ejemplo, está disponible la línea 165 de la Policía Nacional.

 

Comments are closed.