¿Por qué contamos nuestra vida en redes sociales?

Johana compartió en Facebook una foto del sushi que comió con su novio el fin de semana. Pablo publicó en Instagram sus avances en el gimnasio. Daniel contó en Twitter que se estaba viendo Deadpool en una sala de cine. Johana, Pablo y Daniel podrían ser amigos suyos. Es más, hasta podrían ser usted contándoles a todos su día a día, respondiendo la pregunta que Facebook hace cada vez que se conecta: ¿Qué estás pensando?

Las respuestas a ese interrogante evidencian, en general (tal vez usted lo desconozca), rasgos de su personalidad. Hacerlo con una frase o foto, o usar otras redes para contestar la misma pregunta genera agrado o rechazo en sus contactos, pero es solo una manifestación que nace del deseo de ser valorado y escuchado.

Mucho se cuestiona a quienes dejan evidencia de sus vidas en redes. La revista Forbes señala que si usted comparte más fotos que cualquier otro contenido, puede tener un rasgo de neurosis. No obstante, dice la publicación, si sube fotos y estados a menudo tiene una personalidad extrovertida, al contrario de las personas que lo hacen poco, de ellos dicen que son introvertidos.

Sobre la afirmación de que quien comparte todo es emocionalmente inestable, Víctor Solano, coordinador nacional de la Brigada Digital, afirma que “tiene razón de alguna forma”. Para él, hay gente que busca atenuar sus soledades a través de redes sociales y menciona un estudio de la Universidad de Pennsylvania que explica que son una especie de terapeuta más barato que está disponible en cualquier momento y en cualquier lugar. “Se comparten los anhelos, las quejas, los lamentos y las emociones positivas. Lo hacen porque las plataformas están. La gente siempre ha compartido sus estados de ánimo, pero ahora son más visibles”, dice Solano.

Gustavo Muñoz, sociólogo y docente de la Escuela de Ciencias Sociales de UPB, asegura: “los humanos somos seres sociales por naturaleza, y utilizamos una diversidad de canales que refuerzan esa condición de la sociabilidad, y es ahí donde entra uno de los mejores canales para hacerlo: las redes sociales”. Así que si lo molestan por su cantidad de trinos o estados en Facebook puede decir: ‘qué pena, estoy reforzando mi condición de sociabilidad’.

Según Gustavo, el humano busca las mejores plataformas para comunicarse, “y las TIC son el mejor escenario para mostrar quién soy, quién quiero ser y hasta quién no soy”.

¿Buscar un psicólogo?

En redes como Facebook es común encontrar estados y memes pidiendo que por favor no se revele la vida privada o que el usuario que cuenta todo debería conseguirse un psicólogo.

Para Solano, el ser humano siempre ha tenido la necesidad de contar qué hace y qué siente, por eso cree que no hay que satanizar a quienes comparten ese tipo de estados. “Los usuarios tienen la libertad de expresarse a través de qué piensan o qué comen. Eso puede generarles una audiencia o quitarles otra”.

De ese modo, antes de manifestarse en alguna de sus redes piense que su próxima publicación puede quitarle un seguidor o amigo, o sumarle muchos más, usted solo se está expresando.

Vía El Colombiano

CATEGORIES
Share This