Category

ESPIRITUALIDAD

Category

¿Cómo respondemos al mal que vemos en el mundo? Muchas veces reaccionamos con miedo, ira y odio e intentamos excluir, alejar, humillar a quien se comportó de forma errónea. Cuando reaccionamos así caemos en el pecado y nos convertimos en parte del problema. Jesús nos desafía a vivir de manera diferente, venciendo el mal con el bien, el odio con amor, la ira con el perdón, el miedo con el valor de predicar el evangelio.

Vive para el bien haciendo estas cosas:

En la actualidad algunos tienen una concepción algo limitada del tema de la religión, entre otras cosas, porque la ven como un conjunto de creencias rígidas y, a veces, muy distante de lo que supuestamente debe ser la espiritualidad.

Siempre he sido respetuoso de ese tema porque, al igual que muchos de ustedes, para mí la fe es la prioridad.

Todo el mundo tiene su visión acerca de lo que ve y del mundo en general. Por eso, cada mirada religiosa juega un papel importante en el que cree, sigue o profesa determinada doctrina.

Tal vez por esa consideración que se le debe tener a la forma de pensar de cada quien es que en esta página de Espiritualidad se escribe más sobre la vida, que de asuntos eclesiásticos. Porque si bien muchas religiones tienen narrativas, símbolos, tradiciones e historias sagradas que están destinadas a darle sentido a la realidad o a explicar preguntas del universo, nadie tiene el derecho a exigirle a alguien que piense de determinada manera.

Y más allá de mis propias convicciones, sé que la religión hace parte de un conjunto de creencias, de normas de comportamiento y de ceremonias de oración o de sacrificio que son propias de un determinado grupo de personas, las cuales reconocen una relación con la divinidad.

Percibo, eso sí, que algunos están pasando por un proceso de ‘doble moral’, el cual se evidencia de manera concreta en las relaciones que establecen con sus semejantes.

Hay mucha gente que dice seguir determinada filosofía y respetar ciertos mandamientos, pero en su cotidianidad dejan mucho qué desear con su comportamiento, con sus feas actitudes, con sus injusticias y con un desacertado estilo de vida.

De todas formas, el modelo de evangelización de las creencias religiosas está basado en la palabra de Dios, lo cual me parece acertado y muy útil para la cotidianidad.

Tal vez los cultos tradicionales están un ‘tilín’ anquilosados y por eso se despertó el deseo de renovar el tema de la religión.

A mi juicio, lo malo de todo esto es que se caiga en el fanatismo. Alguien que sea tan radical en este asunto se aparta de la verdad central para tomar una posición extremista, recalcitrante y atosigadora.

También hay que recordar que la Constitución de 1991 permitió la posibilidad legal de fundar grupos religiosos, aumentando de esta forma la proliferación y el ejercicio de los mismos.

Sin embargo hoy la gente busca respuestas más auténticas y compromisos reales; o sea, quiere mensajes realmente espirituales y acordes con nuestro mundo. Así las cosas, no nos podemos quedar en el rito o en los cultos, sino en el compromiso cotidiano que nos llene de fe para asumir la vida misma.

Por: Euclides Kilô

Encomienda al Señor tus afanes,
y él te sostendrá;
no permitirá que el justo caiga
y quede abatido para siempre.
(Salmo 55:22)

¿Hay algo que te afana hoy? ¡Entrégalo al Señor! No te aferres a lo que no puedes solucionar en este momento. Confía en Dios en medio de tu angustia y espera en él. Levanta tu mirada, enfócate en el Señor y recuerda que sirves al Dios todopoderoso. Él obrará en el momento oportuno.

Dios te sostendrá en medio de cualquier situación porque él nunca desampara a sus hijos. El Señor no te soltará, puedes apoyarte en los brazos fuertes de tu Padre amado. Verás cómo te levantará para que sigas adelante por el camino que él te ha trazado. ¡Confía siempre en el Señor!

…sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.
(Filipenses 3:14)

El apóstol Pablo ilustra la lucha de la vida cristiana como la de un atleta que debe mantenerse concentrado en su deporte con el fin de llegar a ser el mejor. En los deportes hay un solo vencedor, pero en Cristo todos somos vencedores. Lo que nos motiva a batallar como si fuésemos atletas es el valor del premio: la vida eterna al lado de nuestro Dios.

Consulta aquí todos los resultados de las Loterías y chances de hoy martes 27 de septiembre de 2022 en Colombia.

Resultados de las loterías hoy Martes 27 de Septiembre 2022:

Lotería del Huila: 7855 –  serie 074 – Sorteo: 4566

Lotería de la Cruz Roja: 6078  – serie 232 –  Sorteo: 2964

Resultados Chances

Astro Luna 6418 – Capricornio

Caribeña Noche 5916

Sinuano Noche 9597

Pick 4 Noche 3239

Pick 3 Noche 705

Culona Noche 6192
Motilón Noche 5479

Fantástica Noche 6355

Cafeterito Noche 2942

Chontico Noche 5877

Paisita Noche 7219

Antioqueñita 2 8147

Dorado Tarde 6632

Motilón Tarde 1733

Pick 4 Día 4444

Pick 3 Día 529

Caribeña Día 1222

Sinuano Día 9727

Astro Sol 1979 – Leo

Culona Día 4391

Pijao de Oro 0808

Paisita Día 2195

Chontico Día 8758

Fantástica Día 8197

Saman 9306

¿Qué es mejor? ¿Estar casado o soltero? La Biblia dice que cada etapa tiene sus ventajas y sus desventajas. Con Jesús está bien estar soltero, está bien estar casado y también está bien enamorarse. Cuando pones tu confianza y tu satisfacción en Jesús puedes disfrutar todas las etapas de la vida con o sin alguien a tu lado porque nunca estás solo y Jesús nunca te abandonará.

Cuando el Señor hizo volver a Sión a los cautivos, nos parecía estar soñando.
Nuestra boca se llenó de risas; nuestra lengua, de canciones jubilosas.
Hasta los otros pueblos decían: «El Señor ha hecho grandes cosas por ellos».
(Salmo 126:1-2)

Dios había liberado al pueblo de Israel de su cautiverio y el gozo que ellos sentían era palpable. Reían sin cesar, cantaban alabanzas a Dios, expresaban su alegría de tal forma que los otros pueblos no podían hacer otra cosa que reconocer la gran obra que Dios había hecho por ellos.

¿Has recibido la salvación del Señor? ¿Sientes gozo al recordar todo lo que Dios ha hecho por ti? ¿Tienes hoy motivos específicos para alegrarte en el Señor? ¡Expresa tu gozo! Deja que los que te rodean noten, oigan, perciban y hablen sobre la obra de Dios en tu vida. Que ellos mismos testifiquen sobre las grandes cosas que Dios ha hecho por ti.

Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.
– Gálatas 5:1

¿Qué significa tener libertad? El mundo nos dice que es poder hacer todo lo que queramos sin ningún impedimento. Eres libre de tomar decisiones aun cuando estas sean erróneas. Pero el que escoge pecar no es libre, sino que es esclavo del pecado.

La libertad es más que escoger. La verdadera libertad que viene de Jesús es poder escoger lo que es correcto. En Jesús eres libre para decir «no» a la esclavitud del pecado y vivir una vida que agrada a Dios.

Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado.
– Romanos 6:6

¿Eres libre en Jesús?

¿Qué significa ser libre en Cristo?

¡La soledad! Sentirte aislado sin que nadie te entienda, aun estando en medio de una gran multitud. Jesús te entiende. Jesús vivió como hombre y entiende todas tus dificultades. ¡Él te conoce mejor que nadie! Y todavía más, Jesús superó la soledad. Jesús está a tu lado y tiene poder para ayudarte a vencer la soledad.

Cosas que pueden ayudarte a superar la soledad:

A veces vamos tan ajetreados por la vida que ni siquiera nos detenemos a admirar lo que nos rodea. ¡Hay tanta belleza a nuestro alrededor! No permitamos que los problemas del día a día nos mantengan ciegos ante la naturaleza creada por nuestro Dios.

El Salmo 19:1 comienza así:

Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos.
(Salmo 19:1)

Al mirar al cielo y ver la creación de nuestro Señor podemos conocer algo más sobre la gloria, la grandeza y el poder de nuestro Dios. Proponte en este día admirar la creación y alabar al Señor. Agradécele que puedes ver el cielo azul, oler las flores, oír el cantar de los pajaritos, sentir el calor del sol y disfrutar la brisa refrescante. Todas esas manifestaciones normales de la naturaleza forman parte de las bendiciones de Dios a tu vida. No las ignores.

Gracia significa favor no merecido. Nosotros no merecemos la bondad de Dios porque todos pecamos, pero él nos ama de todas formas y quiere nuestro bien. ¡Eso es gracia! Por su gracia Dios envió a Jesús para salvarnos y para darnos una vida llena de bendiciones y libre del pecado. Todo lo que tenemos que hacer es aceptar ese regalo que nos ha sido dado por gracia.

¿Quieres ver la gracia de Dios en tu vida?

Si amas a Jesús recuerda que Dios ha hecho muchas promesas para tu vida. Él promete estar siempre contigo y cuidar de ti en todo momento. Te promete ayuda, fuerza y sustento en todas las circunstancias y la victoria sobre el mundo. Sobre todo, Dios promete una eternidad de paz y felicidad junto a él. Basta con creer en Jesús como tu salvador.

¡Encuentra esperanza en las promesas de Dios!

Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo. Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré.
(Juan 14:13-14)

Jesús quiere realizar grandes cosas en tu vida, mas para que eso suceda es importante que invoques su nombre. ¡Sí, el nombre de Jesús tiene poder! Cree, pide con fe, invócalo. Él atenderá tu oración y el Padre será glorificado en tu vida.

Esta es la confianza que delante de Dios tenemos por medio de Cristo. No es que nos consideremos competentes en nosotros mismos. Nuestra capacidad viene de Dios.
(2 Corintios 3:4-5)

Cristo nos hizo mejores personas. Por él nacemos de nuevo, somos nuevas criaturas. Podemos tener talentos y cualidades, pero todo ese valor viene del Señor.

Nuestra capacidad viene de Dios, ¡Él es la fuente de nuestro talento!

Dios te dio unos dones y talentos, unas capacidades maravillosas que te hacen único y especial. Te los dio con un propósito precioso: para que los uses y bendigas a los que te rodean. Tú puedes hacer de este mundo uno mejor, al utilizar lo que Dios te dio para el beneficio de los demás.

No desperdicies tus dones escondiéndolos, comparándote con otros o deseando ser como personas que conoces y que parecen ser más exitosas. Admira la obra de Dios en tu vida, desarrolla esos dones y talentos que él te concedió. ¡Utiliza tus talentos, usa tus dones, marca una diferencia y sentirás una gran satisfacción!

A oídos del necio jamás dirijas palabra,
pues se burlará de tus sabios consejos.
(Proverbios 23:9)

¿Has intentado aconsejar a una persona difícil? Ya sabes, esa persona que, para todo consejo que le das, encuentra un motivo por el que no funcionaría. Hasta parece que desea permanecer en su situación. Pues bien, este proverbio aplica para ese tipo de situaciones.

Ahora bien, ¿has despreciado tú la sabiduría? Si es así, entonces puede que seas tú el necio. Por eso, asegúrate de que estás dando oídos a la sabiduría. ¿Has leído la Palabra de Dios? Escucha la sabiduría.

¡Dios nos bendice todos los días! Pero muchas veces estamos tan concentrados en las cosas difíciles de la vida que ni siquiera notamos las bendiciones. Muchas de las cosas que damos por sentado son en realidad bendiciones muy grandes: la vida, la familia, la alegría, los alimentos, los sueños, la esperanza… Y la mayor bendición de todas: ¡la salvación!

¿Por cuántas de esas bendiciones agradeces hoy a Dios?

Obedecer es amar. Un buen padre o una buena madre requiere obediencia porque sabe que sus instrucciones y mandamientos traen bendición y seguridad a sus hijos.

Dios es el Padre perfecto y él sabe lo que es mejor para cada uno de nosotros. Si escuchamos su palabra y la obedecemos mostramos que le amamos y llegaremos a ser verdaderamente felices.

Hay muchas cosas que intentarán desviarte del camino de obediencia y de la bendición que el Señor tiene para ti. No es siempre fácil, pero si le pedimos, él nos ayuda a aguantar las presiones del mundo.

Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.
— Juan 14:15

¿Qué harás? ¿Cederás o escogerás obedecer?

El Dios eterno es tu refugio;
por siempre te sostiene entre sus brazos.
(Deuteronomio 33:27a)

En medio del dolor o de la enfermedad,
Cuando el camino es difícil y no sé qué pasará,
Mi refugio es mi Señor, ¡en él puedo confiar!
Pues estoy segura y a salvo en los brazos de mi Papá.

No sé qué me depara este día, ni sé lo que el mañana traerá,
Este mundo es incierto, pero yo no voy a flaquear.
Hoy enfrento lo que venga con la paz que Dios me da
Me refugio y me apoyo en los brazos de Papá.

¿Sientes que tu mundo es confuso y que no tienes esperanza? ¡Mira a Jesús! En él siempre hay esperanza aun en medio de situaciones que parecen imposibles. Él venció la tentación, el pecado y hasta la muerte. No hay nada que él no pueda transformar con su poder. Lee la Biblia, aprende más sobre Jesús y confía en él. Ya verás cómo él cambiará tu vida.

Jesús es:

  • Tu salvador
  • El Dios poderoso
  • Siempre es el mismo
  • Tu intercesor

Sería bueno que las personas fueran tan felices como lo ‘evidencian’ en las redes sociales, que estuvieran tan enamoradas de su parejas como lo publican en sus muros y que actuaran de una forma tan sincera como lo expresan, casi que de manera constante, en sus smartphones.

Hoy, de manera desafortunada, hemos adoptado la fea costumbre de escapar de nuestra realidad solo para proyectarles a los demás una vida muy distinta a la que tenemos.

Estamos más interesados en publicar una foto que nos haga ver impecables, que desencadene en ‘likes’ y que les cuente a los demás que ‘somos felices’, cuando en la vida real estamos vacíos.

No estoy hablando de que no podamos mirar registros de los demás a través de esas herramientas digitales. La idea no es echarles el agua sucia a las redes, sino procurar ser más auténticos y obviamente evitar vivir con ilusiones efímeras.

¿Por qué fingimos tanto con tener una vida llena de éxitos?

Porque queremos ser aceptados a como dé lugar. A veces necesitamos compensar nuestras carencias emocionales y, en ese orden de ideas, utilizamos los estados como mecanismos de defensa para sobrellevar los momentos difíciles, o incluso para encajar en los estereotipos que impone la sociedad.

Total: hacemos todo lo posible para enmascarar la esencia.

¡Mucho cuidado! Nada sacamos con publicar imágenes que promocionan nuestra supuesta plenitud o que nos dejan ver simpáticos y muy sonrientes ante los demás, cuando en el fondo estamos destrozados y atiborrados de dificultades.

Esos registros erróneos que damos a conocer solo nos dejan llevar por las apariencias. Si caemos en el exceso de pretender ‘tapar el sol con las manos’ o imitamos modelos que en el fondo no nos hacen felices, seremos presas fáciles de los males de nuestro tiempo: la depresión y la ansiedad.

Cada uno de nosotros sabemos en realidad quiénes somos, lo que realmente anhelamos ser y lo que podemos lograr. No debería importarnos si a los demás le gusta o no lo que hacemos o cómo lo logramos.

Por ejemplo, deberíamos asumir que se pueden tener días malos y que ellos, con sus vicisitudes, forman parte de la vida misma. Si en definitiva entendemos que nadie tiene una vida absolutamente perfecta, nos resultarán más llevaderos los tropiezos.

No más dobles caras, no más fotografías retocadas y dejemos atrás esa falsa proyección de lo que no somos. Hablemos con la verdad, pongamos los pies sobre la tierra y seamos honestos con nosotros mismos.

Aceptemos lo que nos está sucediendo con el mayor decoro posible. No pretendamos pensar que debemos vivir las 24 horas del día en un estado de bienestar máximo, porque más temprano que tarde nos estrellaremos con momentos de bajón, de tristeza o de angustia.

Por: Euclides Kilô A

En la Biblia puedes encontrar palabras para todas las situaciones. Por eso es bueno leer la Biblia todos los días y meditar en la palabra de Dios a lo largo del día. Cuando las palabras de la Biblia están constantemente en tu corazón, eres bendecido con la sabiduría y la paz de Dios. ¡Lee la Biblia y recibirás bendición!

Sé bendecido en cualquier momento del día:

  • Por la mañana (Salmo 5:3)
  • Por la tarde (Salmo 68:19)
  • Por la noche (Salmo 4:8)

Seguro que hay días en los que sientes que ya no puedes más. Las situaciones de la vida te agobian y piensas que no podrás seguir adelante. En esos días debes recordar que nuestro Dios es tu fuerza y que él no te deja solo. Él está siempre a tu lado y te ayuda.

Detente un momento y concéntrate en el Señor. Él es tu fuerza y él es tu escudo. ¡Puedes confiar en él! Recibe la fortaleza y la paz que él te da hoy. Mantén tu corazón atento a su voz y a la ayuda que él desea brindarte. ¡Y no olvides darle las gracias!

El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias. (Salmo 28:7)

El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda.
Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias.
(Salmo 28:7)