Category

MASCOTAS

Category

Es común encontrar un loro dentro de algunas casas colombianas. El ave, que muchas veces es adoptada como mascota, no solo es llamativa por el color de su plumaje, sino también por hacer reír a las personas con sus respuestas, a tal punto que a veces parece mantener una conversación.

Vale la pena aclarar que los loros no tienen la capacidad de entablar una conversación, sino que imitan sonidos de la naturaleza y también palabras. Eso implica que estos animales no entienden ni le agregan significado alguno a las palabras que repiten, pues no tienen la capacidad cognitiva que les permita hacerlo.

Todas las especies que conforman a los psitácidos -familia de aves en la que se ubican los loros, guacamayos, cotorras y demás- tienen esta capacidad.

En ese sentido, la respuesta a por qué los loros pueden hablar está en un órgano vocal que les permite imitar la voz humana: la siringe, localizada en su tráquea. Por medio de esta herramienta biológica los pájaros, no solo los loros, producen sonidos.

Sin embargo, hay otros dos aspectos que ayudan a que estas aves puedan imitar tan claramente los sonidos de los humanos. En primer lugar, la forma de su lengua les permite una rapidez que les brinda una similitud con la voz humana.

En segundo lugar, hay diferencias en cómo funciona su cerebro. Según un artículo publicado por la Universidad de Duke sobre la estructura del cerebro de estos animales, los loros poseen áreas más complejas -que otras aves e incluso que otros animales- especializadas en la imitación de sonido.

Este mismo estudio de Duke también considera que es debido a esta especial estructura cerebral que los loros tienen la capacidad de seguir el ritmo de la música, como se ha visto en algunos videos que circulan en internet.

Aún así, puede que un loro no repita lo que usted le diga. Según el mismo estudio, esto se debe a que el ave debe estar expuesta, ojalá desde una edad temprana, a la repetición de los mismos sonidos para que, por decirlo de una manera, se vuelva parte de su ‘vocabulario’.

Otra explicación de por qué los loros deciden imitar palabras conocidas para los humanos es porque muchos de ellos solo conocen estos sonidos, pues no se encuentran en su hábitat natural.

Si estas aves, que tienen una estructura especializada para imitar melodías, solo escuchan palabras humanas, eso será lo que repetirán.

Conozca cómo cuidar los dientes del perro y cada cuánto se necesita una revisión.

El mal aliento en perros, llamado técnicamente halitosis, no es una enfermedad, es una manifestación o consecuencia que tiene diferentes orígenes; entre ellos enfermedades sistémicas, parásitos intestinales, infecciones en la garganta o algunos tipos de cáncer en boca, dicen los expertos de la Clínica para Pequeños Animales de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia.

También aseguran que, frecuentemente problemas en la cavidad oral como inflamación de las encías con presencia de cálculo y placa bacteriana; el acumulo de comida, pelos y otros elementos pueden agravar el cuadro de mal aliento.

Antes de determinar el tratamiento a seguir se debe consultar al médico veterinario, quien hará los exámenes necesarios para determinar el origen del mal aliento. De ser este último, enfermedad periodontal, el profesional recomendará realizar un manejo con antibióticos y enjuagues bucales.

El médico veterinario Germán Dario Pérez asegura que «el proceso inflamatorio e infeccioso de la cavidad oral, conocido como enfermedad periodontal, tiene diferentes grados de presentación y puede ser muy agresivo; tanto que la mascota no solo tiene mal aliento, sino que puede dejar de comer, tener sangrado de las encías y hasta perdida de piezas dentales».

Lo primero, la limpieza dental

El médico veterinario Germán Dario Pérez, explica:

Primero se debe evitar que la comida se acumule en los dientes con una dieta balanceada, juguetes, huesos diseñados para ayudar a limpiarlos, productos para mezclar con el agua de bebida y una revisión oral dos veces al año.

El lavado de los dientes con cremas dentales, de uso exclusivo para animales, se puede hacer dos o tres veces al mes; se debe conocer el carácter de la mascota, ya que en estas acciones de higiene y limpieza oral, hasta el perro más dócil y cariñoso, puede sentir incomodidad o dolor, tornándose agresivo.

La forma más fácil y delicada para no lesionar las encías, lengua o garganta del perro en el “cepillado” de los dientes, es envolver el dedo índice con un trozo de gasa, humedecerla y aplicar con el dedo una crema dental destinada a su uso en mascotas, ya que las cremas comúnmente usadas en personas contienen una cantidad de flúor que es tóxica para los animales.

Productos naturales que ayudan

Aceite de coco

Se usa mucho para prevenir caries, así como para recuperar el color natural de los dientes. Es considerado un potente antiséptico, antimicrobiano, antibacteriano, antifúngico, antiinflamatorio y regenerador, entre otros aspectos. Poner 1 cucharada 2 o 3 días a la semana en la comida de la mascota. Si tiene muy mal aliento puede darle hasta 2 o 3 cucharadas al día hasta que mejore.

Canela

Esta especia se puede añadir a los alimentos o la bebida y es un remedio casero para acabar con la halitosis.

Agua mineral

Para prevenir y mejorar un problema de aliento fétido o apestoso en perros es necesario que el animal tenga acceso a agua fresca y mineral, embotellada. Darle este tipo de agua implica una mejora en la salud, sobre todo del sistema digestivo y de los riñones.

Perejil

Es rico en antioxidantes que alivian el malestar estomacal y los problemas digestivos y refresca el aliento. Se puede usar agregando unas pequeñas cantidades a la comida o al agua. Eso si, la variedad rizada.

Trigo fresco

El pasto de trigo fresco es otro buen remedio casero para acabar con el mal aliento. Es una fuente cruda de clorofila que ayuda a mejorar el olor bucal.

Probióticos

Los probióticos aportan bacterias buenas para que la boca del perro no genere halitosis. Pero además, ayuda a mejorar la salud.

Vinagre de manzana

Tiene un gran efecto neutralizador del mal olor en la boca de los canes, es desintoxicante, digestivo, antibacteriano y antiinflamatorio, entre otras propiedades. Añadido al tazón de agua del perro puede ayudar a refrescar el aliento.

Ventajas de adoptar un perro criollo, cómo son estos animales de compañía y cómo identificarlos.

Mucho se escucha hablar sobre las ventajas de adoptar un perro criollo, pero pocas personas saben con certeza qué es un perro criollo o cómo se pueden identificar.

Se conoce como perro criollo o mestizo a cualquier animal que no sigue los parámetros fenotípicos exactos para ser considerado dentro de ciertas razas, lo que también se conoce como pedigrí.

En resumidas cuentas, un perro de raza criolla no cumple con los estándares físicos y comportamentales evaluables (como altura, color del pelo, conformación anatómica, temperamento, etc.), para ser considerado dentro de las más de 300 razas de perros que se reconocen en la actualidad.

Esto no lo hace de menor valor sino sencillamente diferente, ya que sus características físicas y comportamentales provienen de la mezcla de varias razas a lo largo de cada generación, lo cual también les otorga mayor resistencia a ciertas enfermedades comunes para ciertas razas.

¿Cómo reconocerlo?

Para determinar si un perro es de raza pura o criollo, existen pruebas genéticas que son aplicadas principalmente a los perros que son de exposición, para los cuales se requiere que sean puros para que se conserven dichas características particulares a sus descendientes; mientras que, para los perros criollos, basta con prestarle atención a las características físicas predominantes y cómo estas se alejan de los patrones indicados para una raza.

Así las cosas, un perro criollo puede tener la altura de una raza, el color del pelo de otra, el temperamento de otra, y la conformación ósea de otra. Si se hiciera un análisis genético de estos perros mestizos, el resultado sería variable en función de las características genéticas y físicas más sobresalientes para cada animal.

¿Son mejores o peores?

No existe una raza o un animal mejor o peor que otro, mucho menos en función de su raza. Todos son únicos y todos tienen esa capacidad de ser afectuosos, hermosos, especiales y excelentes compañeros.

Una de las principales diferencias es que, los perros de raza criolla o mestiza, gracias a esa mezcla de razas, son menos propensos a desarrollar enfermedades, se adaptan más fácilmente a condiciones específicas y tienen temperamentos más dóciles, nobles y agradecidos.

Adicionalmente, la mayoría de estos perros han sido rescatados, por lo que aparte de tener un excelente acompañante, se puede estar aportando un granito de arena a las problemáticas de abandono o maltrato que existen en la actualidad.

Los perros son únicos por su vínculo recíproco con los humanos que puede mostrarse a través de un mirada mutua.

Los perros son capaces de miradas y expresiones que son irresistibles para sus dueños. El misterio de esos ojos cuando quieren conseguir una golosina está en algunas características faciales claves que habrían influido también en la elección de esta especie para su domesticación.

Los perros son únicos por su vínculo recíproco con los humanos, que puede mostrarse a través de un mirada mutua, algo que no se observa en otros mamíferos domesticados como gatos o caballos, según Anne Burrows de la Universidad de Pittsburgh (EE.UU), que presentó un estudio en el congreso Experimental Biology.

La investigación se centra en la anatomía de los pequeños músculos miméticos, que en los perros como en los humanos están dominados por fibras de miosina de contracción rápida, lo que explica por qué podemos formar expresiones faciales rápidamente, pero no mantenerlas por mucho tiempo.

En otros animales, como los lobos, aunque también dominan la fibras de contracción rápida, si se compara con perros tienen una mayor proporción de fibras de contracción lenta, más eficaces para los movimientos largos y controlados y no se cansan tan rápidamente.

Una mayor presencia de fibras de contracción rápida permite una mayor movilidad facial y un movimiento muscular más rápido, lo que hace pequeños los movimientos, como levantar las cejas y las contracciones musculares cortas y potentes, que se producen al ladrar.

Las fibras de contracción lenta, en cambio, son importantes para los movimientos musculares prolongados, como los que realizan los lobos al aullar.

“Estas diferencias sugieren que tener fibras musculares más rápidas contribuye a la capacidad del perro para comunicarse eficazmente con las personas», afirmó Burrows.

Las diferencias en la musculatura facial entre lobos y perros sugieren que las expresiones faciales desempeñaron un papel en la cría selectiva y la domesticación de estos, consideró el equipo.

«A lo largo del proceso de domesticación, los humanos pueden haber criado perros de forma selectiva basándose en las expresiones faciales que eran similares a las suyas”, indicó Burrows.

Así, con el tiempo, los músculos de los perros podrían haber evolucionado para ser «más rápidos», beneficiando aún más la comunicación entre perros y humanos.

En investigaciones anteriores, el equipo descubrió que los perros tienen un músculo mimético adicional que está ausente en los lobos y que contribuye a la expresión del «ojo de cachorro».

Los científicos señalan que es necesario seguir investigando y comparando los tipos de fibras de miosina, lo que podría arrojar nueva luz sobre las diferencias anatómicas entre perros y lobos.

Experto aclara las razones por las que este tipo de cosas pueden llegar a ocurrir.

En el caso de los gatos, muchas personas se preguntan por qué a veces suelen hacer sus necesidades por fuera de la caja de arena o arenero.

Expertos señalan que este tipo de conducta puede corresponder a un problema de comportamiento o también fisiológico, por eso se recomienda la opinión de un experto que evalúe si se puede tratar de una afección o inflamación de los riñones.

Para identificar si hay alguna molestia fisiológica, los gatos suelen quejarse cuando están haciendo sus necesidades, lo cual se puede analizar en el hogar para que se pueda tener una rápida reacción frente a este problema.

Por otro lado, otros inconvenientes responden también hasta con la ubicación del arenero o con la misma caja.

Si el gato no se encuentra esterilizado puede corresponder a un marcaje hormonal. Los expertos sugieren que para llegar al diagnóstico hay que hacer la visita con el experto lo más pronto posible, pues debido al olor que queda en la zona marcada, no se detendrá de hacer sus necesidades en ese mismo punto.

Otro factor a tener en cuenta es que los gatos también pueden rechazar el arenero porque no se limpia de forma constante, así que la invitación es también a mantener el aseo de manera regular.

Experta hizo una revisión de estudios que señalan las bondades de tener mascotas en la tercera edad.

Los mayores de 70 años deben hacer una serie de ajustes en su vida, y por estar en un declinar fisiológico, el vínculo humano-animal se propone como una alternativa para mejorar su calidad de vida, ya que está basado en teorías de apoyo y apego social y biofilia (amor y conexión con la naturaleza)”.

Así lo señala la fisioterapeuta Fabiola Moscoso Alvarado, profesora del Departamento del Movimiento Corporal Humano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional (Unal), certificada como entrenadora de perros de servicio y en terapia y educación asistida en perros.

La experta, invitada a la sesión Beneficios del acompañamiento de mascotas en el adulto mayor, de la Cátedra Manuel Ancízar de la Unal, hizo una revisión de publicaciones académicas relacionadas con los efectos positivos de los animales de compañía en los últimos cinco años, de los cuales resultaron 17 evidencias.

Los estudios se refieren a los beneficios cardiovasculares que puede traer la compañía de mascotas; por ejemplo, tenerlas estaría asociado con un menor riesgo de sufrir infartos o morir por este tipo de enfermedades; sin embargo, se debe ser cuidadoso para manejar posibles males zoonóticos o alergias.

Otras investigaciones señalan que asistir a un grupo de entrenamiento básico de obediencia canina puede llevar a los dueños de los perros a caminar más y sentarse menos, lo que contribuye a una mayor movilidad y mejor estado físico.

En el aspecto psicosocial, algunas de las investigaciones exploradas por Moscoso evidencian que la tenencia de mascotas contribuye a prevenir la depresión y mitigar la sensación de soledad, ya que sus dueños las consideran como una importante fuente de apoyo social.

Según la docente, aunque lo ideal es que los adultos mayores mantengan sus actividades, no se puede evitar el declive fisiológico natural, por lo que los animales de compañía resultan una buena alternativa que los ayuda a generar afecto, los distrae y los mantiene ocupados; además son un vehículo de expresión del afecto, que suele faltar cuando están solos.

Señala además que “antes de pensar en llevar una mascota al hogar, es importante que haya afinidad por los animales. Se deben tener en cuenta las características de cada especie y raza, pues esto influirá en que su compañía tenga efectos positivos o negativos en los humanos».

Conozca las ventajas y desventajas que tiene dormir con su compañero felino.

¿El hábito de dormir con el gato en la misma cama, voluntaria o involuntariamente, es bueno para la salud?

A esta pregunta llegan con frecuencia los dueños de estos felinos -que suelen despertar y volver a dormirse varias veces en la noche- y merodear.

Como todo en la vida, tiene ventajas y desventajas. Entre las ventajas se cuentan los beneficios emocionales.

Compartir sueño con el compañero felino aporta mayor sensación de seguridad emocional y física para ambos y ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad.

Esto contribuye a experimentar un sueño reparador y reconfortante, además de estrechar lazos de amistad con la mascota. Por otro lado, los gatos que duermen con sus dueños son más cariñosos que los que no lo hacen.

Ahora: si resulta que el gato es inquieto, es muy posible que el sueño no sea tan reparador para la persona.

Los gatos son animales nocturnos, y sus ganas de jugar o de decidir a qué hora debe su humano despertar pueden influir en la calidad del descanso y afectar el patrón de sueño. Por no hablar de sus juegos (sobre todo cuando son gatitos jóvenes), que acaban pagando las orejas, las manos y, sobre todo, los pies.

Dado que los gatos son animales de interior, y muy ágiles, resulta más difícil que con los perros evitar que entren a los dormitorios o se suban al sofá o las camas. Pero, además, si el gato sale a merodear fuera de la casa, hay que sumar factores negativos extra, como pulgas, peleas con otros gatos y la posibilidad de que estos regresen portando infecciones, de manera involuntaria.

En este sentido, hay que establecer una vigilancia más exhaustiva y minuciosa, además de mantenerlo limpio, con todas las vacunas y desparasitado para minimizar riesgos.

Para los alergólogos, claro está, no es muy recomendable dormir con mascotas, en ningún caso, dado que aportan alérgenos (presentes en la piel, la saliva e incluso los restos de orina) que se quedan en los colchones, y de los que no es fácil deshacerse.

Si después de sopesar las ventajas e inconvenientes la decisión la persona es seguir durmiendo con el minino, conviene informarse bien, mantener al gato aseado y en buenas condiciones de salud, el arenero siempre limpio y tomar las precauciones necesarias para evitar que esta costumbre tan adorable acabe originando problemas.

Aunque todos pueden convivir, el carácter dócil de estos perros podría facilitar las cosas.

‘Como perros y gatos’ es un dicho popular que describe a dos individuos que no se llevan bien. Y es que hay una creencia generalizada que apunta a que ambas especies tienen una enemistad biológica que no les permite convivir en paz y armonía. Una creencia que ha alimentado ampliamente la cultura popular.

La realidad es que cualquier raza de perro y gato podrán convivir perfectamente si crecen juntos desde que son cachorros y han recibido un correcto adiestramiento y socialización. No obstante, hay algunas razas que por su carácter dócil son más recomendables que otras si está pensando en incluir un integrante canino en su familia con gatos.

Retriever

De acuerdo con el medio online La Vanguardia de España, aunque hay algunas variedades más famosas como el Labrador o el Golden, todos los animales de esta raza son perros muy inteligentes y los que mejor trato tienen con todos los miembros de la familia, incluidos niños y ancianos.

Su carácter dócil y cariñoso hace que sea una buena opción como compañero de piso de un pequeño felino.

Cavalier King Charles Spaniel

Es una raza de perro pequeño, de temperamento activo y alegre. Su principal función siempre ha sido la de animal de compañía, y suele hacerse amigo con facilidad de las otras mascotas de la casa.

Pomerania

Es un compañero ideal para los gatos. Es muy inteligente, y tras una socialización adecuada, se acostumbrará pronto a convivir con su nuevo compañero.

Bichón maltés

Es un perro dulce y cariñoso, muy querido por los niños. Con un buen entrenamiento, también es perfecto para compartir casa con mascotas como los gatos.

Consejos para mejorar la convivencia

-En principio, es recomendable que tanto el perro como el gato estén en sus primeras etapas de vida cuando se conozcan, es decir, que sean cachorros. Así es mucho más fácil que congenien y que se acostumbren rápido a la presencia del otro.

-El primer encuentro es crucial y debe darse en un ambiente tranquilo. Si se exaltan, puede terminar en enfrentamiento.

-El espacio debe ser grande y es preferible que el perro esté atado para que el gato escape si es necesario.

-Por otro lado, el felino debería tener las uñas cortas y limadas para que no tenga posibilidad de herir a canino.

-Usted debe observarlos tranquilamente y debe permitir que se miren, que interactúen y que se huelan. No los obligue, deje que ellos mismos tomen la iniciativa.

-Si comienza a sentir que están tensionados o que se muestran ariscos, no se preocupe, es normal. Eso sí, no debe permitir que se hagan daño entre ellos porque generará miedo y desconfianza, lo que puede complicar aún más una relación armoniosa entre ambos.

Aunque todos pueden convivir, el carácter dócil de estos perros podría facilitar las cosas.

‘Como perros y gatos’ es un dicho popular que describe a dos individuos que no se llevan bien. Y es que hay una creencia generalizada que apunta a que ambas especies tienen una enemistad biológica que no les permite convivir en paz y armonía. Una creencia que ha alimentado ampliamente la cultura popular.

La realidad es que cualquier raza de perro y gato podrán convivir perfectamente si crecen juntos desde que son cachorros y han recibido un correcto adiestramiento y socialización. No obstante, hay algunas razas que por su carácter dócil son más recomendables que otras si está pensando en incluir un integrante canino en su familia con gatos.

Retriever

De acuerdo con el medio online La Vanguardia de España, aunque hay algunas variedades más famosas como el Labrador o el Golden, todos los animales de esta raza son perros muy inteligentes y los que mejor trato tienen con todos los miembros de la familia, incluidos niños y ancianos.

Su carácter dócil y cariñoso hace que sea una buena opción como compañero de piso de un pequeño felino.

Cavalier King Charles Spaniel

Es una raza de perro pequeño, de temperamento activo y alegre. Su principal función siempre ha sido la de animal de compañía, y suele hacerse amigo con facilidad de las otras mascotas de la casa.

Pomerania

Es un compañero ideal para los gatos. Es muy inteligente, y tras una socialización adecuada, se acostumbrará pronto a convivir con su nuevo compañero.

Bichón maltés

Es un perro dulce y cariñoso, muy querido por los niños. Con un buen entrenamiento, también es perfecto para compartir casa con mascotas como los gatos.

Consejos para mejorar la convivencia

-En principio, es recomendable que tanto el perro como el gato estén en sus primeras etapas de vida cuando se conozcan, es decir, que sean cachorros. Así es mucho más fácil que congenien y que se acostumbren rápido a la presencia del otro.

-El primer encuentro es crucial y debe darse en un ambiente tranquilo. Si se exaltan, puede terminar en enfrentamiento.

-El espacio debe ser grande y es preferible que el perro esté atado para que el gato escape si es necesario.

-Por otro lado, el felino debería tener las uñas cortas y limadas para que no tenga posibilidad de herir a canino.

-Usted debe observarlos tranquilamente y debe permitir que se miren, que interactúen y que se huelan. No los obligue, deje que ellos mismos tomen la iniciativa.

-Si comienza a sentir que están tensionados o que se muestran ariscos, no se preocupe, es normal. Eso sí, no debe permitir que se hagan daño entre ellos porque generará miedo y desconfianza, lo que puede complicar aún más una relación armoniosa entre ambos.

Estos animales son de las mascotas más populares en el mundo. Tienen comportamientos muy inteligentes y son bastante independientes.

El gato es un animal que comúnmente es una mascota de los seres humanos. Además de causar ternura, es usual que las personas se entretengan viendo videos de gatos en Internet. Pero algo que causa curiosidad de estos felinos es su fascinación por un objeto tan simple como una caja de cartón.

¿Por qué ocurre esto?  La mejor suposición de los científicos, en este caso, es que tiene que ver con la comodidad y la seguridad de estos animales. Los espacios abiertos refuerzan sentimientos de vulnerabilidad ante un entorno incierto. Por parte de los gatos, esa incertidumbre tiene sobre todo que ver con los depredadores, incluidos los humanos.

Este instinto de protección, sin embargo, suele ir mucho más allá: un estudio reciente publicado por Science Direct, ha demostrado que los gatos buscan lugares que geométricamente produzcan la calma de quien se siente seguro. De manera que prefieren sentarse en cuadrados, aunque solo sea dibujados en el suelo, que aunque obviamente no ofrecen protección, generan la ilusión de ella.

A esta conclusión se llegó tras analizar el comportamiento de decenas de gatos que vivían en refugios, revelando que, además, las cajas ayudaban a los felinos a interactuar antes con los humanos cuando eran adoptados.

La tendencia se lleva estudiando desde 1976, cuando por primera vez se «mintió» científicamente a los felinos para observar y analizar su comportamiento. Fue entonces cuando Gaetano Kanizsa acuñó el concepto de «cajas de ilusión» a cajas hechas de papel con los contornos doblados para simular los bordes. A los gatos aquellos pliegues les resultaban importantes, y acudían al interior de ellos.

Esta jornada busca homenajear a estos animales por su lealtad y amor incondicional.

Sin duda, para quienes han tenido la oportunidad de tener un amiguito peludo como parte de su día a día, esta es una fecha que recalca la importancia de estos animales en la vida de los humanos.

Durante años se ha catalogado a los perros como los animales más fieles en el mundo, razón por la cual se creó el día mundial del perro, que se lleva a cabo cada 21 de julio. El objetivo de esta jornada es resaltar la importancia de los peluditos y crear conciencia sobre aquellos que han sido abandonados o viven en la calle.

Cabe recordar que aunque esta celebración se lleva a cabo hace algunos años, aún no se tiene claridad sobre su origen. Sin embargo, no es la única fecha que busca celebrar a estos pequeños. Pues, el 27 de julio se celebra el Día Internacional del Perro Callejero, con el objetivo de concienciar a miles de personas sobre la situación de estos perros.

Si usted tiene una mascota y quiere celebrar este día, puede recurrir a actividades de juego durante la jornada, bien sea con nuevos juguetes, la preparación de un platillo especial e incluso, compartir en redes sociales algunas fotografías con su amigo peludito participando con el #DíaMundialDelPerro.

Esta raza tiene un pelaje largo y sedoso, por lo que necesitan un cepillado diario.

El bichon maltés es un perro juguetón, travieso, cariñoso e inteligente. Estos perros son muy hogareños y disfrutan sentándose a tu lado mientras lees un libro o ves una película en la televisión. Sin embargo, aunque son unas mascotas estupendas no son aptos para todos los hogares, ya que requieren de muchos cuidados. Si estás pensando en adoptar un perro (sea de la raza que sea) deberías investigar previamente sus necesidades específicas. ¡Recuerda que una mascota es un compromiso para toda la vida!

Investiga sobre su personalidad

A los bichones malteses les gusta la compañía y suelen ladrar o sufrir ansiedad por separación si se les deja solos durante mucho tiempo. Por eso, deberías valorar si vas a poder dedicarle el tiempo suficiente a tu mascota. También tendrás que entrenarle para que aprenda a estar solo y que no sufra estrés cuando salgas del hogar.

Además, estos perros son extrovertidos y valientes, pero debido a que son pequeños y tienen los huesos delicados suelen lesionarse fácilmente. Como consecuencia, podría volverse asustadizo o agresivo. Tendrás que vigilar al bichón cuando esté con mascotas más grandes y enseñarles a los niños cómo sujetarlo correctamente. Si convives con niños muy pequeños, es posible que debas elegir una raza diferente.

Ten en cuenta sus cuidados

Esta raza tiene un pelaje largo y sedoso, por lo que necesitan un cepillado diario y que le corten el pelo con regularidad. Esto te supondrá un gasto adicional en la peluquería canina a no ser que aprendas a hacerlo por ti mismo. Asimismo, estos perros suelen ser bastante frioleros ya que su pelaje no tiene subcapa. Si vives en una zona de mucho frío, tal vez deberías elegir otra raza.

Busca un refugio o protectora

Existen muchos criadores de bichones malteses, pero también puedes encontrar bichones de pura raza en la mayoría de las protectoras y refugios de animales. Si tienes la oportunidad, es mejor que adoptes a un peludo que lo necesita. ¡Seguro que te lo agradecerá con mucho amor!

Si finalmente acudes a un criador, tendrás que hacer una investigación exhaustiva para asegurarte de que no se trata de una fábrica de cachorros. Exige ver a la camada de cachorros junto a los padres para comprobar que se encuentran en buen estado salud.

En la naturaleza, la mayor parte de los conflictos se presentan por disputas territoriales, alimento o por reproducción. Nuestros gatos no están lejanos de estas situaciones y conservan muy marcado ese instinto de territorialidad, en especial los machos.

Cuando un minino dominante advierte la presencia de otro en su territorio, se pueden presentar maullidos, marcaje de los espacios con orina e incluso se llegan a presentar ataques entre unos y otros, con rasguños y mordiscos. Estas respuestas agresivas se desencadenan ante estímulos negativos como miedo o amenaza, ante los cuales el gato siente peligro y ve necesario defenderse.

Uno de los pasos más importantes para evitar una pelea es conocer muy bien el lenguaje corporal de los felinos: si los dos (o alguno de los dos) arquea su espalda, echa para atrás las orejas, mira fijamente al otro, tiene erizado el pelo, eleva su cola y emite vocalizaciones (maullidos, bufidos o gruñidos), es hora de estar muy atentos para evitar un ataque.

Una recomendación adicional es tratar de llamar la atención con palabras cariñosas, pero sin llegar a tener contacto físico con alguno de los involucrados: en estos casos los gatos se encuentran nerviosos y en estado de alerta, y pueden llegar a atacarnos.

Al momento de la pelea

A pesar de que la socialización haya sido exitosa, dos gatos ‘amigos’ pueden tener una pelea sin razón aparente. Lo importante en este caso es distinguir cuándo se trata de una confrontación real y cuándo de un juego que pueda resultarnos agresivo.

Al presenciar una pelea de gatos, el primer mecanismo para detenerla es mediante sonidos fuertes que logren llamar la atención de los contendientes, como silbidos, aplausos, sonajeros de semillas, golpes secos y duros a objetos como mesas, etc., o simplemente con un grito enérgico de ‘no’ o ‘quietos’. Si lo anterior no funciona, una herramienta práctica para separar dos animales que pelean es hacer uso de un espray con agua fría. Dos cosas que nunca se deben hacer son: emplear palos, piedras o cualquier otro objeto, así como intentar separarlos con nuestro cuerpo, ya que podemos recibir rasguños o mordeduras.

Una vez separados, lo aconsejable es mantenerlos en espacios divididos y no ejercer castigos físicos por lo sucedido. Cuando la paz haya vuelto a casa, las palabras cariñosas y recompensas por la reconciliación serán siempre bien recibidas.

Prevención es la clave

Una de las causas más comunes de violencia entre gatos se da cuando un nuevo individuo llega a casa. Allí, los gatos intentarán demostrar superioridad y dominancia, dando lugar a violentos enfrentamientos.

Para evitarlo, lo ideal es hacer una correcta socialización de los gatitos:

  1. El proceso debe ser gradual. Al inicio, cada gato deberá contar con su propio espacio y elementos (comedero, bebedero, juguetes, arenera, etc.). Es importante permitirles hacer contacto visual y solo hacer un acercamiento cuando estén acostumbrados el uno al otro.
  2. Es normal que dos gatos que recién se están conociendo se muestren cautelosos, nerviosos y un poco temperamentales. Se mirarán fijamente, habrá uno que otro gruñido y quizá no compartan juegos de inmediato. Este es un proceso que toma tiempo y que no debe forzarse.
  3. Mientras el proceso de socialización no esté completo o no haya sido exitoso, lo ideal es que los mininos cuenten con espacios separados y seguros si es necesario salir de casa y dejarlos sin supervisión.
  4. Brindémosle espacios seguros en los cuales se puedan resguardar en caso de algún ataque: escondites, repisas, casas, etc.
  5. Mientras se lleva a cabo el proceso de socialización debemos extremar la atención que les brindamos: una pelea puede generarse sin previo aviso.
  6. Muchas veces las peleas se dan por celos, por lo cual es importante brindarles atención y afecto a ambos gatos por igual.

Las causas pueden ir desde alguna enfermedad hasta una mala calidad de la comida.

Desde la posibilidad de estar sufriendo alguna enfermedad hasta la mala calidad de la comida van las posibles causas para que un perro no quiera comer.

La primera recomendación es no demorarse y en lo posible visitar un veterinario experto, que pueda iniciar los exámenes que permitan determinar la causa.

«La falta de apetito es anormal en los perros, así que presta atención a los siguientes motivos que pueden explicar por qué tu perro no quiere comer nada», explica la página especial expertoanimal.com.

Según los expertos, otras de las causas pueden ser el estrés, la indigestión, enfermedades respiratorias, parásitos, consumo de fármacos, vejez o problemas de control bucal.

El portal encantadordeperros.es coincide en varios de las causas anteriores y ofrece un listado de alarmas en el perro para tener en cuenta:

– Un golpe en la cabeza: si el perro ha sufrido un golpe en la cabeza puede que haya sufrido un daño neuronal, en concreto en la zona del cerebro que se encarga de comunicar al cerebro la necesidad de comer cuando hace falta.

– Obstrucción intestinal: el veterinario podrá chequear si la pérdida de apetito se debe a que el perro ingirió un objeto o alimento que se le haya quedado obstruido en el estómago o en los intestinos y le produzca esa falta de hambre.

– Vejez: cuando el perro llega a la tercera edad, su sistema olfativo, del gusto, digestivo así como la actividad física aminora, por lo que la ingesta de comida se hace cada vez más dura.

– Estrés: el estrés debido al miedo, a la falta de ejercicio, etc. puede provocar en el perro la falta de apetito, así que intenta mantener a tu perro en una estado de equilibrio emocional óptimo para evitar que pierda el hambre.

– Medicamentos: ¿está tomando tu perro algún medicamento? La ingesta de fármacos puede provocar una pérdida de apetito importante.

– Otras: problemas hormonales, heridas, gastritis puntuales, etc.

Algunas razas son más expresivas que otras. ¿Está su perro entre los que más ladran?

Al igual que los seres humanos, algunos perros son más expresivos que otros. Si bien no existe un perro especialmente silencioso o ruidoso, la raza puede determinar qué tan expresivo puede llegar a ser, pues se trata de una característica que está ligada a su ADN, según el portal ‘Petfeed’.

Los ladridos de un perro son su manera de comunicarse y están «profundamente ligados» con el comportamiento del animal. Algunas de las ocasiones en las que los perros sienten la necesidad de comunicarse son: para advertir sobre algún intruso, para pedir ayuda, para anunciar un visitante o para advertir la presencia de otro perro o animal.

Algunos perros sienten la necesidad de llamar la atención más que otros. Incluso, sus ladridos a veces se combinan con cierto llanto. Y allí es donde se concluye que hay algunas razas más expresivas que otras. Estas son las 5 razas de perro que más ladran, según ‘Petfeed’:

  • Beagle
  • Chihuahua
  • Pomeranian
  • Husky siberiano
  • Yorkshire Terrier

Todas estas razas, a excepción del husky siberiano, son razas pequeñas y medianas que suelen ser las preferidas para tener en casas o apartamentos.

Varios expertos y portales especializados aclaran que el hecho de que un perro ladre no es malo, simplemente están expresándose o «siendo perros».

 

Las mascotas, como los humanos, necesitan las vacunas para prevenir enfermedades y evitar el contagio de virus o bacterias. De este modo, si el canino tiene el esquema de vacunación completo, desarrolla anticuerpos para enfrentar enfermedades que pueden poner en peligro su vida. Las fechas y el esquema de vacunación están sujetos al criterio del profesional médico veterinario.

Así, una de las vacunas más importantes para los perros es la antirrábica, razón por la cual en muchos municipios se aplica de forma gratuita, esto con el ánimo de evitar el contagio, pues se puede transmitir a los seres humanos. Las demás vacunas del esquema rutinario son responsabilidad del propietario del canino.

Este es el esquema de vacunación para cachorros:

  • 45 días: moquillo y parvovirosis.
  • 60-65 días: vacuna pentavalente (moquillo, hepatitis infecciosa, parvovirus, leptospira y parainfluenza).
  • 75 días: vacuna pentavalente + coronavirus canino. Revacunación, a los 90 días.
  • 110-120 días: rabia.
  • Tos de las perreras: opcional. A partir de la segunda semana y 72 horas antes de tener contacto con perros.

Cabe destacar que, según el criterio del veterinario, las vacunas se deben reforzar anualmente para garantizar su efectividad. Asimismo, es importante tener en cuenta que ciertas razas necesitan más de una aplicación de las vacunas del plan. El perro debe estar desparasitado antes de iniciar el esquema de vacunación.

Es importante tener en cuenta que los perros también pueden presentar algunas reacciones tras recibir vacunas, entre ellas se destacan la fiebre, falta de apetito, o dolor en la zona de aplicación.

Sin embargo, si su mascota presenta dificultad para respirar, vómito o inflamación en los párpados, debe acudir inmediatamente al veterinario de confianza. Asimismo, es recomendable informar al profesional antes de aplicar las vacunas de refuerzo.

Las mascotas se han convertido en un miembro más de las familias colombianas, por lo que hoy en día es normal que viajen junto con los demás integrantes del hogar a todas partes, ya sea dentro de la ciudad o cuando se piensa en destinos un poco más largo.

Por eso es importante tener en cuenta las recomendaciones de los expertos para no tener problemas en los desplazamientos y evitar que esos pequeños miembros sufran como consecuencia de tomar las medidas necesarias para su traslado.

En este ocasión Nissan, con el apoyo de el experto en educación canina en Colombia, Mark Lee, desarrollaron una guía que ayudará a entender algunos consejos prácticos para mejorar la experiencia de viaje con los consentidos de la casa.

Cabe recordar que actualmente en el mercado colombiano existen vehículos adaptados especialmente para las mascotas como Nissan X-Trail Pets, que incorpora modificaciones que hacen más confortable la vida a bordo de las mascotas.

1. Enseñarles a subir al carro

Es más fácil cuando se enseña a través del ejemplo. Para ello, se aconseja que suba primero la persona al vehículo y a través de la correa se hace un llamado o invitación para que el perro llegue a donde se encuentre su amo.

2. Tamaño y peso de la mascota

A la hora de subir al perro al carro, depende de la condición física y contextura del perro por donde es adecuado subirlos, hay que tratar de no exigirle una subida y bajada que no está acorde a su peso y estatura; hay que evitar que hagan esfuerzos innecesarios.

Hay razas de más de 12 kilos que no se les dificulta ingresar saltando al baúl, sin embargo, en el caso de razas, por ejemplo, como Schnauzer, Bulldog francés o un criollo, que sea equivalente a estos tamaños, es recomendable subirlo por un costado del carro donde tengamos una altura que les permita subir más fácilmente a manera de escalera o en su defecto se debe levantar al perro para ayudarlo a ingresar al vehículo, esto con el fin de evitar lesiones en sus huesos y hernias en su columna.

3. Ubicación de la mascota

Dependiendo del tamaño de la mascota debe ir en un lugar específico del vehículo, por ejemplo un perro de 12 kilos en adelante puede viajar en la parte trasera de un carro o una camioneta, lo importante es que se pueda levantar en sus cuatro patas, girar 360 grados y acostarse sin tener que nada le impida que todo su cuerpo esté en el piso del carro. En el caso de un perro de menos de 12 kilos puede compartir con una familia de cuatro personas en la segunda fila de asientos del vehículo.

La mascota no debe ir en las sillas de adelante, ni en la mitad de las dos sillas delanteras apoyándose con sus patas en la parte de atrás, ya que son lugares de alto riesgo donde el perro en un accidente puede chocar contra el panorámico.

4. Uso de guacales

Aunque el viaje sea en carro particular, es aconsejable que viajen dentro de sus guacales. Esta indicación aplica para los gatos en todos los casos, ya que por su naturaleza toleran muy mal los cambios, y un viaje puede llegar a ser muy estresante. En el caso de los perros, si no se cuenta con un guacal, por razones de espacio, ellos deben tener su sitio dentro del carro.

5. ¿Cómo evitar la ansiedad?

Es importante enseñarle al perro que no siempre que van a salir en el carro es para dirigirse a lugares que le generan ansiedad como la veterinaria, es importante que también lo lleve a dar paseos a sitios placenteros para él como un parque. Con ello, no solo lo estará habituando a estar dentro del vehículo, sino que también lo asociará con algo positivo. Accesorios como guacales y mallas de seguridad en los vehículos, permiten que haya un cerramiento más limitado de movilidad para las mascotas, lo cual les ayuda a generar una zona segura.

6. ¿Cómo evitar mareos?

Es uno de los principales problemas que enfrentan las mascotas viajeras. Es aconsejable llevar al perro en el carro en ayunas. En viajes largos, es importante detenerse por lo menos cada una o dos horas para que el perro se hidrate. Antes de abrir la puerta, hay que asegurarse que lleva bien sujeta la correa y el collar. No hay que dejarlo descender solo y siempre que se mantenga al lado del dueño, ya que en algunas paradas puede haber otros perros o ruidos desconocidos que lo desorienten.

7. Evitar que asomen la cabeza por la ventana

No es recomendable que los perros asomen la cabeza por la ventana, ya que genera resequedad en sus lagrimales y molestias en los ojos, ya que el viento puede arrastrar partículas que pueden ingresar en sus ojos impidiéndoles que vean bien. Asimismo, el frío y el sonido del viento a gran velocidad puede afectar sus oídos.

8. Uso de aire acondicionado durante el viaje

Es una buena herramienta, ya que a veces regular la temperatura únicamente con la del ambiente no va proporcionar suficiente refrigeración para ellos y se pueden recalentar, signo de ello es el jadeo constante.

9. ¿Camioneta o sedán?

Es importante evaluar la cantidad de miembros de la familia y eso incluye a la mascota. También, hay que tener en cuenta cuál será el uso que se le dará al vehículo y tener en cuenta criterios como comodidad para los pasajeros, espacio interior, tecnologías y seguridad.

10. Kit de viaje

Llévele siempre una cobija, protector de asientos, una toalla, juguetes, bolsas plásticas, comedero, bebedero, agua, un kit de emergencias y pañitos limpiadores para atender todas sus necesidades.

Si usted desea brindarle a su mascota dietas más completas y saludables, es la hora de identificar la distribución correcta de nutrientes en los productos, como proteínas, cereales, verduras y grasas.

Por eso, cuando vaya a elegir el concentrado tenga en cuenta la cantidad de proteína y de grasas, fundamentales para balancear la alimentación de su mascota y prevenir problemas de sobrepeso, dándole la energía necesaria para su día a día.

En cuanto a la proteína, la idea es buscar un alimento altamente digestible, ya que son de mayor calidad. Su origen puede ser de res, ave, pato, búfalo, cordero, salmón; entre otros. Las grasas pueden ser de origen animal o vegetal y sirven para la función del sistema inmune, neurológico, y los tejidos del organismo. Proporcione cereales como maíz, arroz, trigo, cebada, que son fuente de energía, vitaminas y proteínas.

“Al elegir el mejor concentrado para la mascota, tenga en cuenta la especie, raza, edad, el estado de salud y la actividad física. El médico veterinario, después de realizar un examen físico completo, podrá recomendar el mejor alimento para tu animal de compañía”, dijo Carlos Cifuentes, médico veterinario y vocero de Pet Food Institute.

Asesórese bien

El precio no es igual a la calidad, por eso no se guíe por el costo del alimento, pues cada mascota tiene una necesidad diferente. Lo más recomendable es asesorarse por un veterinario que detalle las alternativas. En cuanto a la presentación tenga cuidado con el exceso de colorantes, que pueden ser dañinos para la salud del animal, por lo cual hay que revisar que no sean altos.

La alimentación de los perros hay que cuidarla mucho puesto que sus intestinos son más sensibles y delicados. Necesitamos saber si pueden comer, por ejemplo, arroces (normal, integral…).

Algo que puede resultar muy curioso es saber que en España hay unos 13 millones de mascotas registradas, según datos de la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC), y de esta cifra, el 89% lo representan los perros, seguidos de los gatos. Además, el gasto medio por cada animal de compañía supera los 1.200 euros al año.

Los perros son nuestros mejores compañeros y aunque a veces creamos conocerlos muy bien, son más complejos de lo que parece. De ellos desconocemos muchas de sus curiosidades más llamativas, y sobre todo, nos surgen muchas dudas en lo que tiene que ver a su alimentación. Por ejemplo, ¿es bueno el arroz para los perros? Aquí te damos la respuesta.

¿Los perros pueden comer arroz?

La cuestión de la alimentación de nuestros perros es muy importante. Y en muchas ocasiones, tendemos a alimentarles con las sobras de aquello que cocinamos para nosotros. Además, esto suele hacer que el perro termine rechazando su pienso y prefiera la comida que normalmente tú tomas. Con casos como con la carne o el huevo ya sabemos que no hay problema, pero, ¿y con el arroz?

Si nos preguntamos si los perros pueden comer arroz, la respuesta es sí, no hay ningún problema con que los canes coman arroz. Así nos lo dicen los expertos: tanto el arroz en particular como los cereales en general son una perfecta opción para los perros puesto que les aporta grandes propiedades y beneficios.

Entre estos beneficios que mencionamos se encuentran los siguientes: en primer lugar, el arroz es una gran fuente de carbohidratos, muy importante para el aporte de energía, no sólo en las personas, sino también en nuestros canes, tan activos siempre. En segundo lugar, es bajo en grasas, de tal forma que resulta ideal para su dieta. En tercer lugar, es de fácil digestión y por tanto, no daña sus intestinos. También es importante tener en cuenta que los perros también pueden presentar intolerancias y pueden digerir peor cereales como el trigo. Sin embargo, el arroz no suele producir este tipo de alergias. Finalmente, contiene magnesio, hierro y zinc.

¿Cómo preparar arroz para perros?

Si necesitas ideas sobre cómo darle el arroz a tu perro aquí te contamos una receta que combina el arroz junto con las proteínas (el pollo y el huevo), así como alguna verdura. Todo ello para crear un plato completo que aporte buenas propiedades nutritivas a nuestro peludo:

Ingredientes:

100 gramos de arroz

200 gramos de carne de pollo

2 zanahorias

1 huevo

Elaboración:

Lo primero, preparamos todos los ingredientes, es decir, los limpiamos y los cortamos en trocitos. Con el huevo, únicamente lo limpiamos puesto que lo utilizaremos con la cáscara y el pollo lo pasamos un poco por la sartén para que quede medio hecho (recordemos que los perros pueden comer la carne cruda, pero también es bueno cocinarla un poco). A continuación, ponemos a hervir el arroz a 200º igual que si lo hiciéramos para nosotros (que quede ni muy blando ni muy duro), pero no le echamos sal. Finalmente, lo juntamos todo y trituramos bien el huevo para que no quede ningún grumo.

Tu mascota se acerca y te da un lametón, pero, ¿lo hace porque te quiere y te tiene cariño o hay otras razones?

La cultura popular y la proliferación de los memes en internet suelen representar a los perros como compañeros leales y amigables que solo quieren jugar con nosotros y cuidarnos, mientras que los gatos parecen seres más ariscos a los que les servimos especialmente como fuente de comida o lugar donde reposar cuando están cansados. Y quién somos nosotros para negarlo.

Centrándonos una vez más en los perros, lo cierto es que el lazo que nos une con ellos es fuerte debido a que han evolucionado durante miles de años a nuestro lado. Según algunas teorías, fueron los cachorros de las manadas los que se acercaron en busca de comida a los adolescentes de las tribus de nuestros antepasados, y así comenzó una amistad inquebrantable de siglos.

Los cachorros lamen la cara y el hocico de su madre cuando ella regresa de una cacería a su guarida, para que ella regurgite por ellos

Se ponen contentos cuando nos ven, corren hacia nosotros moviendo la cola y nos dan algún lametón que otro, que solemos pensar que se trata de una demostración de cariño, algo que viene a ser como si nos dieran un beso. Pero, ¿esta creencia es real o quizá nos pega un lametón como se lo pegaría a un trozo de lasaña que se cayera debajo del radiador? En otras palabras, ¿tiene ganas de comernos porque somos una masa compacta, caliente y salada o nos quiere?

Hasta que no se invente una máquina de pensamiento humano-perro y viceversa, nos basamos en simples suposiciones científicas, pero tienen sentido. “Los investigadores de cánidos salvajes (lobos, coyotes, zorros y otros) han explicado en varias ocasiones que los cachorros lamen la cara y el hocico de su madre cuando ella regresa de una cacería a su guarida, para que ella regurgite por ellos” explica la profesora Alexandra Horowitz en ‘Mel Magazine’.

Los animales salvajes suelen lamerse como saludo, aunque si vienes del gimnasio lo más probable es que quiera chupar tu sudor

Debido a este fenómeno, los expertos especulan que quizá, cuando tu perro te lame la cara, no lo hace porque te quiera sino porque está esperando que le arrojes una ardilla muerta para que se la coma. O, como ahora está domesticado, un poco más de comida para perros en su bol. No podemos culparlos, porque está en su naturaleza. Pero antes de que caigas en la desesperanza y creas que tu perro no te demuestra su afecto te diremos algo más: los animales salvajes suelen lamerse unos a otros como saludo, y lo más probable es que tu mascota tenga algún recuerdo instintivo de su madre lamiéndolo cuando era cachorro. Así que quizá sí podría significar que te está saludando.

Eso sí, si te lame cuando acabas de llegar del gimnasio, probablemente estará queriendo saborear tu sudor. Así al menos lo constata el American Kennel Club, explicando que es un comportamiento bastante normal. Además, en algunos casos también puede ser un signo de ansiedad: lamer repetidamente un objeto (o tu brazo) puede indicar que necesita más estimulación. El American Kennel Club recomienda el juego al aire libre o el entrenamiento con trucos como una forma de ayudarle y darle un refuerzo positivo.

Sea como fuere, por muy salado que estés o mucha hambre que tenga tu perro, eso no significa que no te quiera. No hace falta irse tan lejos como para pensar en casos como el del perro Hachiko, que esperó a su dueño fallecido durante años frente a la estación del metro Shibuya; tu propia mascota probablemente se adapta a tus horarios, aguanta tus mimos y continuamente quiere jugar contigo, protegerte o que le saques a pasear. No hay demostración más clara, entonces, de su amor, te lama o no la cara.

 

En mayo de este año, una noticia se volvió viral en las redes sociales: una modelo y actriz polaca, Aleksandra Prykowska, fue mordida en la cara por un perro adoptado y le desfiguró el rostro.

La mujer contó que después de tener por un tiempo el perro en su casa, este se había vuelto agresivo y que en el refugio donde lo había adoptado no le habían advertido sobre los posibles riesgos. Los del refugio, por su parte, le respondieron que ella no había participado en los cursos de entrenamiento.

La verdad sobre lo que sucedió en este caso en la relación entre el perro, su nueva dueña y la casa de adopción es un misterio que deberán resolver entre ellos, pero lo que sí dejó esa historia en muchas personas fue la pregunta de cómo adoptar un perro.
Lo primero que recomienda Jonathan Barreto, coordinador de la Fundación Huellas, Perros al Servicio, es que “si vas a tener un perro, te tienes que capacitar antes, con eso evitamos mucho maltrato y abandono”.

Quien adopta tiene que ser totalmente responsable y saber que necesita destinarle tiempo y recursos al animal. Un perro requiere que lo saquen a pasear, que lo cuiden, que le jueguen, que le den comida y le paguen atención médica; por eso, el dinero también es importante.
También es necesario analizar las características del espacio físico donde va a vivir el animal y la raza que se va a adoptar. Si el animal es grande y necesita actividad física, no estará a gusto en un lugar pequeño y con un dueño que no tenga tiempo para salir a caminar, a jugar y a correr. Esto traerá problemas en la convivencia.

En cuanto a la raza, existen unas más calmadas que otras, unas a las que les cuesta más la soledad, perros de compañía, perros para cuidar. La persona debe informarse, sobre todo, de cuál es la mejor para lo que quiere y necesita.
Un buen refugio, que sea responsable y cuide a los animales, está en capacidad de ayudar al cliente a resolver todas sus dudas.
Por otra parte, es importante también tener en cuenta si en la casa hay bebés y niños. Como explica Barreto, a veces no es muy prudente que a una casa donde hay un niño de tres años y un bebé recién nacido llegue un ser vivo más que necesita atención, cuidado y entrenamiento.

Un cachorro es como tener otro niño de tres a cinco años en la casa, que se hace popó por todas partes mientras aprende, que muerde las cosas y quiere jugar la mayoría del tiempo. En un caso como el descrito, puede ser mejor esperar a que los niños de la familia hayan crecido un poco más para que los padres puedan prestarle atención a la mascota.

La edad sí cuenta

No todos los animales que están para adopción son de las mismas edades; de hecho, muchos ya son adultos y mayores, y estos son diferentes de los cachorros. Como explican en la Fundación Tepa, el cachorro requiere mayor atención y cuidado porque es más juguetón, necesita ser entrenado y educarlo muy bien, exige ser paciente mientras aprende.
El perro adulto, en cambio, ya tiene formados su personalidad y su carácter. En su experiencia, las dueñas de la fundación han visto que estos perros se adaptan muy bien a su nuevo hogar y son muy pocos los casos que requieren un profesional para su adaptación a un nuevo hogar.

El profesional que puede ayudar en casos difíciles es un etólogo, que estudia el comportamiento de los animales y ayuda a las familias a corregir lo que sea necesario para que funcione la relación entre la mascota y sus dueños.
Es importante entender que los perros son jerárquicos y sociales, por lo tanto, necesitan desde cachorros conocer y asumir su puesto en la familia y fuera de ella. Por eso es tan importante que quien adopta un perro aprenda a educarlo, a fijar normas y cumplirlas.
Lo más importante para que todo esto funcione es que, como dice Barreto, los nuevos dueños entiendan que a su casa va a llegar un ser sintiente que requiere amor y cuidados, y no un objeto, una cosa más que se puede poner y dejar por ahí.
Por último, la persona decide qué animal llevar a su casa después de estar capacitada y correctamente informada.

A planear el proceso

Muchos centros de adopción de perros y gatos les exigen a los posibles adoptantes que llenen formularios en los que
les preguntan sobre su experiencia con animales, por qué quieren adoptar y datos generales de cómo viven.

Antes de la pandemia, algunos refugios hacían visitas domiciliarias para asegurarse de que el animal iba a estar bien atendido y en un espacio seguro.
Después de esto, la familia es aceptada o no para adoptar. Algunas veces, en zonas con sobrepoblación de fauna callejera, no la autorizan.

Preguntas para el centro de adopción

Cuando usted vaya a adoptar un perro, puede asegurarse de que va a seguir un buen proceso si tiene la información correcta, por eso pregunte en el centro de adopción:
¿Cuánto tiempo lleva el perro en el refugio desde que lo recogieron? Esto es importante, porque muchos animales que han sido abandonados o maltratos requieren cuidados especiales para adaptarse a sus nuevos hogares y cuando ya han sido tratados por un buen tiempo con cariño y cuidados amorosos en el refugio o en la fundación, será más fácil que el animal se adapte a su nueva familia.

¿Prestan servicio de acompañamiento, capacitación y asesoría? Esta ayuda puede ser muy útil para resolver problemas que se pueden presentar en la casa por no saber cómo manejar al animal.

¿Cómo es el carácter del perro? Cuando las fundaciones cuidan bien a los animales, los conocen y tienen claro qué familia o amo puede ser mejor para ellos, por eso es bueno escuchar los consejos de las personas del centro de adopción para tomar la decisión final de cuál perro llevarse a la casa.

¿Cómo está de salud la mascota? Este es un punto importante para que usted pueda organizar los cuidados especiales del animal si los requiere y hacer un presupuesto real sobre cuánto costará atenderlo.