CÓRDOBA

Ochenta familias que habían sido desplazadas retornan a sus territorios en el Ato Sinú

Pinterest LinkedIn Tumblr

Se trata de comunidades indígenas y campesinos que permanecieron por casi cuatro meses a sol y agua, en el parque central de Montería.

Después de 110 días fuera de sus territorios, aguantando las inclemencias del clima monteriano, 80 de las 210 familias que permanecieron en el parque central de la capital cordobesa, tras ser desplazadas por la violencia en el sur de Córdoba, retornaron este 8 de agosto a sus resguardos.

El proceso fue liderado y acompañado por la Defensoría del Pueblo, en cabeza de Carlos Camargo, quien informó que, durante los próximos 3 meses un equipo interdisciplinario de la entidad se quedará con las comunidades en sus resguardos, como garante de que se respeten sus derechos.

Es un motivo de celebración personal e institucional poder acompañar de manera personal a las familias de las comunidades campesinas e indígenas Emberá Katío del Alto Sinú de Tierralta en el retorno a sus territorios, después de 110 días de haber tenido que abandonar sus casas por culpa de la violencia”, dijo el defensor del Pueblo.

De acuerdo con lo conocido, el pasado 20 de abril se inició un desplazamiento masivo de las comunidades de los cabildos Karagaby, Camaenka e Iwagadó y la comunidad campesina de Jawe.

Al menos 1.503 indígenas, de 210 familias, se establecieron en el parque principal Laureano Gómez de Montería. Mientras que 74 familias de las comunidades indígenas de Manzana, Tundo y Sabaleta y otras 15 familias de campesinos Jawe, en total 294 personas, se desplazaron y confinaron en territorio de la comunidad de Sabaleta”, sostuvo la Defensoría del Pueblo.

“Esta situación se presentó debido a la confrontación armada que se presenta actualmente en la región del Alto Sinú, por las acciones de violencia de grupos armados ilegales que causan situaciones de reclutamiento de niños, niñas y adolescentes, siembra de minas antipersonal y restricciones a la movilidad, entre otras conductas”, agregó la entidad.

Las primeras 80 familias que retornaron a sus territorios, son campesinas y de la comunidad indígena de Iwagadó. El 9 de agosto, seguirán las familias del cabildo Camaenka y el 10 de este mismo mes, de Karagaby.

“Este es un proceso en el que hemos participado desde el día uno, cuando las comunidades indígenas llegaron a Montería, y seguiremos haciéndolo porque la defensa, protección y promoción de los derechos humanos de nuestras comunidades indígenas y campesinas es una prioridad, así como lo es su retorno seguro, digno y voluntario”, manifestó Carlos Camargo.

Comments are closed.