ESPIRITUALIDAD

Espiritualidad | Las tribulaciones de los tiempos actuales

Pinterest LinkedIn Tumblr
Los problemas que nos agobian, en cierta medida, han adquirido grandes dimensiones gracias al acelerado mundo en el que vivimos. Una mirada objetiva siempre nos ayudará a afrontar aquello que no podemos entender, tras los enredos que embadurnan nuestro entorno.

En estas épocas nos la pasamos ‘saltando matones’ intentando solucionar las circunstancias complicadas por las que atravesamos.

Y todos pasamos por una fuerte presión del tiempo, entre otras cosas, porque el mundo va a toda velocidad.

El estrés y la ansiedad, cada día que pasa, nos afectan más. Lo peor es que, en ese afán por solucionar los problemas, nos olvidamos de ser felices.

Si dejamos que las afugias nos atormenten más de la cuenta, pondremos en jaque nuestra salud. De hecho, se sabe que casi todas las enfermedades tienen su ‘caldo de cultivo’ en los aceleres diarios, en nuestra forma de pensar y, en general, en nuestra pésima calidad de vida.

Ojo: los reveses, en cierta medida, son indicadores de que hay que realizar grandes cambios y que no tenemos por qué dejarnos morir con ellos.

Sin lugar a dudas, siempre será mejor aceptar lo que vivimos, afrontar el momento por el que atravesamos y dejar de perturbarnos tanto por lo que no está en nuestras manos resolver.

Es preciso, claro está, concentrarnos en lo importante para buscarles salidas a nuestras tribulaciones.

Si tenemos claridad mental y reforzamos nuestra vida espiritual podremos esclarecer las situaciones confusas.

Las tribulaciones suelen movernos el piso. Sin embargo, de nuestra sana actitud dependerá que no nos afecten tanto.

Para ello, será preciso tener abierta la mente y el corazón, de tal forma que podamos liberarnos de las tensiones, esas que viven menoscabando nuestro tiempo y salud.

Siempre debemos encontrarles el lado amable a las cosas y, en ese orden de ideas, será fundamental sacar de ellas el máximo provecho.

Nada sucede solo porque sí, cada momento es el ‘premio’ o el ‘castigo’ a nuestra forma de pensar. Insisto en decir que todo se ve mejor si se utilizan los lentes del optimismo.

Cuando las bendiciones nos abriguen será porque la vida se puso de acuerdo con nuestros deseos y pensamientos, que sumados a las acciones, nos permitieron salir adelante.

Será preciso que el espíritu imaginativo y la misma intuición le den un nuevo rumbo a nuestra vida, so pena de vivir atormentados todo el tiempo por cada angustia que nos acose. ¡Pidámosle a Dios una gota de serenidad para sobrellevar estos tiempos tan acelerados!

Por: Euclides Kilô A

Comments are closed.