Opinión | El miedo, caballo de batalla en las elecciones

Por: Jairo Alvis Cuevas*

Es de suprema importancia para nuestro país que, en estos tiempos de campañas políticas, la retórica principal no sea la de infundir miedo alrededor de la guerra y la paz, argumentos que animaron las campañas presidenciales desde antes del período 1998-2002, cuando resultó electo Andrés Pastrana, hasta la pasada campaña. Esto contribuyó a la elección por temor de presidentes que por su actuar profundizaron la polarización política y de la sociedad misma, conllevando a un crecimiento excesivo de la corrupción en el país.

Sin embargo nuevamente algunos pre candidatos y candidatos están utilizando el miedo como caballo de batalla, pero ahora con la amenaza constante y persistente de infundirle a la gente el temor a convertirnos en una nueva Venezuela con régimen castrochavista y hasta comunista o socialista, debido a la amplia acogida que los nombres de Gustavo Petro y Sergio Fajardo han despertado en la gente. Esto los ha llevado a liderar las encuestas. Son candidaturas centro  izquierdistas de corte progresista y cívico, más no comunista o socialista como quieren hacerlo ver algunos contradictores, hecho que ellos han rechazado.

Entre la guerra y la paz, se generó mucho miedo, agudizándose la polarización y la corrupción en todas las instancias del estado, los cuales se pueden considerar los factores principales que han despertado hoy en el pueblo fervientes deseos de cambio y de ahí que los candidatos y precandidatos de los partidos no tradicionales estén punteando en las encuestas y tengan lleno completo en las plazas públicas. El pueblo muestra cansancio de tanta corrupción en la justicia, en la salud, en la educación y en general en todas las instancias de gobierno.

Causa asombro, repugnancia e indignación cómo hoy algunos pre candidatos y candidatos que han convivido placenteramente con la corrupción, en sus discursos prometen descaradamente luchar contra la política tradicional y la corrupción, tal cual ha ocurrido en todas las campañas pasadas. Es un discurso que muchos aún aplauden, pero que no debería vender, porque el pueblo realmente no les cree y por el contrario pregona que todos son iguales y que van es a robar. Por esta razón es evidente el rechazo a que sigan gobernando los mismos con las mismas y de ahí la razón del porqué los candidatos de partidos no tradicionales han tomado ventaja en las encuestas.

Definitivamente ese miedo sembrado en el electorado por la clase gobernante de los últimos años, les ha permitido mantenerse en el poder, conformándose de esta manera las mafias de la contratación pública que succionan los recursos públicos sin ningún tipo de pudor y lo que es peor con la manguala y el contubernio abierto y descarado del sector privado. Es así como se han dado casos vergonzosos como los de Agro Ingreso Seguro, Odebrecht, Reficar, los comedores escolares, Interbolsa, el cartel de los pañales, el carrusel de la contratación, los carteles de la salud en Córdoba, las regalías de Córdoba y la Guajira, los 21 jueces y fiscales del Meta trabajando para organizaciones ilegales, el ex secretario de seguridad de Medellín, el caso del ex fiscal Gustavo Moreno y muchos más. Es una lista interminable de casos de corrupción y el pueblo Colombiano ha permanecido en un vasto e inconcebible letargo. ¿Qué nos está pasando?

Lo  peor de todo es que no les pasa nada. Ni siquiera tienen temor a la cárcel, no piensan en sus familias y mucho menos en su futuro profesional. Entrar a la política a robar se ha convertido en el mejor de los negocios, la rentabilidad del mismo es infinita. Que rico roban una millonada, pagan dos o tres años de casa por cárcel, pagan una sanción mínima, pagan abogados y quedan libres de culpa y multimillonarios.

Si el pueblo en pleno no despierta y hace presencia masiva en las mesas de votación, derrotando este abnegado abstencionismo, los mismos con las mismas, aún en cuerpo ajeno continuarán desangrando las arcas del Estado y cada día más el país se sumirá en la extrema pobreza e inequidad social.

*Consultor y Asesor Financiero de Proyectos Agropecuarios

Las opiniones expresadas en los artículos que firman los colaboradores son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial del diario digital Panorama del San Jorge.

 

 

CATEGORIES
Share This