OPINIÓN

Opinión | Revocatorias y otras artimañas de saboteo

Pinterest LinkedIn Tumblr

Por Juan Carlos Castilla Cruz*

Este es el país donde al decir de muchos, cada cuatro años se posesiona el peor presidente de la historia, lo mismo sucede con los alcaldes municipales y/o distritales. Y es que existe una horda (grupo de gente que obra sin disciplina y en algunos casos con violencia) de dolientes seguidores de quien resulta derrotado en las elecciones, que quieren cobrar venganza y no superan el duelo que deja una pérdida.

A modo de viudas vengadoras quieren cobrar a cualquier precio la afrenta que supuestamente recibieron por quien se alzó victorioso y sus seguidores, tanto, que desean un mal gobierno para satisfacer su ego, y demostrar a quien no les ha pedido demostración alguna, que tenían razón. Obviando que, si les va mal a los gobernantes, el país, las ciudades y municipios corren la misma suerte. Aunque en este país al parecer a los únicos que les va bien, independientemente de las circunstancias, es a los políticos.

A tal extremo se ha llegado de un modo vergonzoso, utilizando las redes sociales como instrumento de venganza, desprestigio y saboteo, en las que quien no piensa igual o no comparte sus ideas se convierte en un enemigo al que hay que descalificar a como dé lugar, con el agravante que en la mayoría de los casos los argumentos expuestos resultan de una pobreza intelectual en grado superlativo.

Olvidan estos vengadores digitales que precisamente la democracia se funda en la pluralidad de pensamiento y opinión, y en el respeto que se debe tener por quien resulta distinto a nuestras convicciones, no de otro modo se explica la existencia de los partidos y movimientos políticos.

Así, se utilizan figuras constitucionales concebidas para fortalecer la democracia en instrumentos para sabotear el gobierno de quien no los representa, en un claro abuso del derecho. Ello es evidente con la revocatoria del mandato, iniciativa que incluso se promueve con la organización de comités desde antes de que el ganador de las elecciones tome posesión del cargo, modo de actuar que resulta antidemocrático, pues nada más y nada menos que pretende desconocer la decisión de una mayoría amparados en una herramienta legal, olvidando las reglas de la democracia participativa.

Lo último que necesita el país es este tipo de actuaciones, pues en nada contribuyen a la satisfacción del interés general, por el contrario, está demostrado que obedecen a intereses particulares y egoístas que pretenden un rédito político, aunque se sacrifique el bienestar de la mayoría.

Ahora bien, como dato no menor, hay que tener en cuenta que esta figura se ha promovido en incontables oportunidades (se habla de más de 100) habiendo prosperado solo una, en gran medida por los requisitos que ella demanda y por el mal uso que se le ha dado por intereses amañados. Lo cual es un llamado de atención para elegir de manera informada y desinteresada a nuestros gobernantes, no de otro modo se podrá impedir el gobierno en cabeza de los mediocres.

POSDATA: Las reglas de la democracia se deben respetar para asegurar un adecuado sistema de pesos y contrapesos, resulta impresentable la propuesta de ampliar los periodos de alcaldes y presidente.

*Abogado

Comments are closed.