OPINIÓN

Opinión | San Jorge, un río en extinción

Pinterest LinkedIn Tumblr

Por Jairo Alvis Cuevas

Nuestro amado rio San Jorge, otrora fuente de riqueza piscícola para los habitantes de las poblaciones asentadas en sus riveras, sufre hoy día una de las depredaciones más agresivas en todos los tiempos, la pesca con explosivos, la extracción de oro de con dragas, la permanente y despiadada conducta de algunos pobladores, arrojando basura y todo tipo de residuos, como también el abandono de los entes supuestamente encargados de su conservación.

Para Montelíbano el río siempre fue una fuente de trabajo para los pescadores y medio de transporte hacia los corregimientos como Tierradentro, Juan José, Pica Pica y otros. Por el río llegaban a Montelíbano plátano, yuca, arroz y otros productos agrícolas a bajos precios, fortaleciendo la economía de los hogares.

A mi abuelo Don José Inés Cuevas, como lo llamaban, le escuche muchas veces hablar de como el rio fue la principal fuente de trabajo de la región, no solo por la pesca, sino también por la madera, que rio arriba se transportaba hasta Barranquilla. ¡Parece mentira!, ¡Desde Montelíbano hasta Barranquilla por el rio se llevaba madera, qué tiempos!

En su recorrido de 368 kilómetros desde su nacimiento en el Parque nacional natural Paramillo del municipio de Ituango Antioquia pasando por las serranías de San Jerónimo y Ayapel, hasta su desembocadura en el rio Magdalena, sufre las puñaladas inclementes del mayor depredador de la naturaleza, el hombre.

En mi fugaz visita de solo 2 días a mi hermoso terruño, pude observar  no solo el temor al que mi pueblo está sometido por una despiadada ola de violencia, el hombre eliminando al hombre, sino que como se aprecia en las fotos,  podemos observar a la altura del caserío La Luna, como el rio está completamente taponado por el uso inclemente de dragas utilizadas por el hombre para buscar oro, ante su necesidad de contar con abundante agua para su trabajo. ¡El hombre eliminando la naturaleza! Por estas razones ni las canoas pequeñas pueden navegar por el rio, hay profundidades solo de 10 o 15 centímetros. ¡El rio agoniza!

¿Dónde están las autoridades ambientales? ¿Dónde está la CVS? ¿Qué ha hecho el Ministerio de Medio Ambiente para proteger el rio? ¿Cuentan los usuarios de estas dragas con permisos para este trabajo? ¿Quién protege a los nativos de estas riveras de los atropellos que a diario son objetos?

Señores alcaldes, como primeras autoridades de los municipios de Puerto Libertador y Montelíbano, a nombre del rio y de las comunidades más afectadas, los convoco a tomar medidas inmediatas para verificar esta situación, voltear sus ojos hacia el río, él espera de ustedes el liderazgo requerido para su protección. Envíen comisiones conjuntas para revisarla situación y ponerla en conocimiento de la CVS. Presionemos a esta entidad para que hagan un recorrido por el río y se apersonen de esta situación. ¡Salvemos el rio!

Comments are closed.