PRIMER PLANO

Más de 600 familias del Alto San Jorge tienen casa nueva gracias a programa impulsado por Cerro Matoso

Pinterest LinkedIn Tumblr

Con el objetivo de contribuir a transformar la calidad de vida de las comunidades vecinas a nuestra operación y de apoyar a cumplir su sueño de tener casa propia, a través de nuestro programa de mejoramiento y autoconstrucción de viviendas, hemos entregado en los últimos ocho años 607 casas a familias ubicadas en los municipios de Puerto Libertador y San José de Uré.

Estas casas hacen parte de los acuerdos de inversión social voluntarios entre las organizaciones comunitarias y Cerro Matoso. Además, equivalen a cerca del 50% de hogares en las comunidades del área de influencia directa de la empresa.

Las más recientes fueron entregadas en las Juntas de Acción Comunal de Torno Rojo, La Estrella, Centro América y Puerto Colombia, así como el cabildo indígena de Puerto Colombia, que suman 44 nuevas viviendas.

Un hito histórico donde el buen relacionamiento genera calidad de vida para las comunidades

 “Para la comunidad, la entrega de estas casas significa que estamos viendo el sueño que pensábamos que nunca iba a ser realidad. Esto ha sido un proceso de largo tiempo que hoy en día ya en nuestra comunidad se ve reflejado. Esto da un cambio rotundamente grande porque la calidad de vida para esa familia va a ser mejor”, manifiesta Estela Hoyos, representante legal del Cabildo La Libertad, Puerto Colombia de San José de Uré.

Por su parte Isaac Castillo, presidente de la Junta de Acción Comunal de La Estrella, Puerto Libertador, manifiesta que “Gracias al seguimiento que tuvo la empresa, junto con la Universidad de Córdoba, las comunidades se capacitaron y adquirieron el conocimiento necesario para determinar las necesidades de la población y buscar soluciones sostenibles, que generan proyectos como estas viviendas, por eso damos gracias a Dios primero, y a Cerro Matoso por este gran proyecto”.

Sandra Cano, perteneciente a la Junta de Acción Comunal de Torno Rojo de Puerto Libertador, manifiesta que el programa ha mejorado su calidad de vida. “Me siento agradecida porque mi vida cambió y mi vivienda cambió del cielo a latierra. Le doy gracias a Dios, porque me cambió la forma de vida y a Cerro Matoso por esta donación voluntaria. Ha sido una bendición para todos porque aquí no teníamos ni para comprar una tabla para el techo. Cuando llovía el agua se metía por delante y por detrás, y tenía un canal, el agua se represaba. Ahora cuando llueve, me siento agradecida por la casa”.

Entre tanto, Luisa Fernanda Cordero, de la Junta de Acción Comunal de Centro América, Puerto Libertador, destaca la participación de los jóvenes de su comunidad en el proceso. “La Junta Directiva convocó a todos los jóvenes y niños para que pudiéramos elegir el nombre (de la urbanización). Nosotros los niños y jóvenes estuvimos de acuerdo en elegir el nombre Urbanización Altos de Matoso; el salón comunal y la futura cancha se llamarán Lorenzo Pacheco”.

Comments are closed.