ESPIRITUALIDAD

Espiritualidad | A muchos les hace falta ver la vida con mayor claridad

Pinterest LinkedIn Tumblr

No todos son capaces de descubrir o apreciar la esencia más auténtica del ‘día a día’. Algunos se pierden en las divagaciones y se complican; y en el afán por dar los pasos precisos, se quedan en elucubraciones sin sentido. ¡Hay que aprender a enfocarse en la vida misma!

Muchos, incluso ya entrados en años, no saben qué hacer con sus mundos. Se la pasan inmersos en angustias existenciales y divagando ‘una y otra vez’ sin tener claridad.

Viven sumergidos en pensamiento reiterativos entre los recuerdos y los temores que al final los dejan estancados.

Si estas personas entendieran que la vida se mide en instantes y en la capacidad para estar abierto a la realidad, a la oportunidad, a la magia de los detalles más simples que nos rodean y al optimismo, podrían salir de tales encrucijadas.

Es preciso que asuman las riendas de sus propias existencias y para ello deben salir de esos ‘escondites’ que se han creado en sus mentes, los cuales no les permiten lograr ver otras perspectivas.

Ellos deben enfrentarse a sus propios temores para que superen los momentos difíciles y asuman de una vez por todas sus asuntos.

Es decir, tienen que conocerse de verdad para dilucidar sus pasos de acción y enfrentar lo que creen que son y lo que realmente son capaces de realizar.

Tal vez ese desfasamiento se debe a que hace mucho tiempo que no se miran a sí mismos con total sinceridad.

Todos tienen que encontrar los verdaderos objetivos de sus vidas. Y para lograr eso necesitan hacer algunos cambios lentos y graduales, pero no por ello menos decididos. Esto hará que las cosas tiendan a estabilizarse de la mejor manera y así tendrán unas ‘gafas’ más reales.

Deben renovarse no solo no en lo material sino también en su forma de ser. No pueden seguir siendo tan negativos ni tan escurridizos; tampoco pueden quedarse en el plano de las quejas.

Con una ‘buena vibra’ y ‘colocando los pies sobre la tierra’ podrán superar con creces cualquier reto.

En esta misión deben estar conectados con Dios, entre otras cosas, porque lo que Él tiene para cada uno de nosotros es más grande de lo que nosotros mismos alcanzamos a imaginar.

Aunque no lo crea, el Señor les ha diseñado una misión y lo más acertado que pueden hacer es desenvolverse en esas tareas.

Por eso siempre será bueno ponerse en las manos de Él y permitir que haga su voluntad en sus vidas.

Claro está que eso no significa que se queden con los brazos cruzados esperando que todo les baje del cielo. ¡Todo lo contrario! Actúen con serenidad y perseverancia.

Tengan fe, pues el Señor estará junto a ustedes, ayudándoles y guiándolos hacia cada una de sus metas.

Han de saber que el Creador no les promete un caminar fácil, pero sí un final dichoso. Sepan que cuando Dios les regale sueños sin duda despertarán acompañados de Él, pues con su Venia todo les será posible.

Por: Euclides Kilô Ardila

Comments are closed.